Estas cifras confirman la previsión realizada por la Asociación Hipotecaria Española (AHE), en la que auguraba una caída en el ritmo crecimiento del crédito hasta alrededor el 5% en el conjunto del año, como consecuencia de la crisis ‘subprime’, la desaceleración económica y el descenso de la demanda de la vivienda.

De hecho, la asociación que preside Gregorio Mayayo subrayó recientemente en un informe sobre el ejercicio 2008 que la actividad hipotecaria ha ralentizado sus ritmos de crecimiento, y destacó que el crédito “ha seguido creciendo moderadamente mes a mes”, a pesar del descenso en volúmenes y en nuevos préstamos contratados.

Desde finales de 2007, el crédito se ha ido ralentizando mes a mes a un ritmo aproximado de un punto porcentual. En concreto, en noviembre de 2007 el crédito creció un 15,9% en relación a 2006, mientras que en diciembre se elevó un 14,9%; en enero, un 13,8%; en febrero, un 13,1%; en marzo, un 11,7%, en abril, un 11,1% y en mayo un 10%.

En junio, el saldo vivo de créditos hipotecarios comenzó a registrar crecimiento de un dígito, con un repunte del 9%, que en julio fue del 7,9%, en agosto del 7,2%, en septiembre del 7,9% y en octubre del 5,7%.

A pesar de que la actividad hipotecaria cerró noviembre con un crecimiento interanual de 53.599 millones de euros en términos absolutos, el saldo vivo se contrajo un 0,04% (411 millones) respecto al mes anterior.