A la pregunta, la mayor parte de las personas, incluidos abogados no especialistas, responderán que no es posible, que el derecho a ser indemnizado nace de la existencia de la culpa de un contrario que nos ha causado un daño. Sin culpa no hay indemnización.

accidentes de tráficoLa respuesta que se ha indicado en el párrafo anterior  es reduccionista o, mejor dicho, no siempre es válida ni cierta.

Hay veces en que las cosas no están tan  claras,  en que no es posible saber cómo ha sucedido un accidente de tráfico y quién tiene la culpa. Hay casos en los que no hay elementos objetivos para saber cual de los conductores ha cometido la infracción y si a eso se le une que no existen testigos de los hechos que lo puedan explicar, además de que las versiones de los distintos sujetos implicados son contradictorias, nos encontraremos con el supuesto en que no es posible saber quién fue el responsable de los hechos.

¿Qué sucede en esos casos?

La Jurisprudencia del Tribunal Supremo resolvió la controversia hace ya muchos años y en reciente Sentencia del Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, de 27 de mayo de 2019 se fijó doctrina sobre cómo resolver aquellos casos en los que no es posible determinar cuál de los sujetos intervinientes en un accidente de trafico es culpable de los hechos.

En esos casos ambos conductores, es decir ambas compañías de seguros,  responden del total de los daños personales del contrario. De esta forma se daría la circunstancia de que si en un determinado accidente de trafico entre dos conductores los dos resultan lesionados y no es posible determinar cual de los dos tiene la culpa del accidente, cada conductor podrá reclamar a la compañía de seguros del contrario que le indemnice en la totalidad de sus daños personales. Muchos dirán que eso no es posible, que como van a ser indemnizados los dos conductores. Que si no se demuestra la culpa lo que sucederá es que no se indemnice a ninguno de los dos. Error, no es así. Se indemniza a los dos conductores y no  es una argucia de abogado, es la aplicación de la ley.

¿Sucede lo mismo con los daños materiales?

La regla cambia si se trata de daños materiales, en esos casos cada victima podrá reclamar el 50%  de los daños causados en su vehículo a la compañía de seguros del contrario.

A esta doctrina se la denomina de colisión reciproca sin determinación del grado o porcentaje de culpa de cada conductor.

La regla sólo se cumple cuando no se conoce el grado de participación en los hechos de cada conductor, de manera que, si se conoce el grado de participación en los hechos de un conductor, su indemnización se limitará en función del porcentaje de culpa o responsabilidad que se  tenga en los hechos.

La doctrina tiene su fundamento en el articulo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (LRCSCVM) en el que se establece un principio de solidad con la victimas , de forma que solo se les excluye de indemnización cuando se pruebe que el accidente sucedió con culpa exclusiva de la victima o fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo.

Así las cosas, desde Blanco Segarra Abogados le decimos a la víctimas de accidentes de tráfico que pueden, si se dan determinadas circunstancias, ser indemnizados aún cuando no sean capaces de demostrar que el contrario ha sido el responsable del accidente.

Sobre el autor

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.