En algunas ocasiones, la entidad financiera pone como condición inamovible la realización de estos dos seguros antes de conceder la hipoteca pero, además, la asociación de consumidores asegura que ha recibido numerosas quejas de usuarios que se han encontrado con la sorpresa de que el banco o caja les pasaba, tras la firma de la hipoteca, un cargo de 700 o 900 euros en concepto de seguro contra el desempleo y seguro de vida sin explicarles nada de ante mano.

«Algo ilegal y que los consumidores pueden reclamar», recuerda la UCE, que explica que, a la hora de conceder un crédito hipotecario, las entidades financieras sólo pueden obligar al cliente a la realización de un seguro del hogar contra incendios.

El seguro de protección por desempleo permite hacer frente al pago de la hipoteca en caso de perder el puesto de trabajo por un periodo que varía en función de la prima realizada, pero que siempre alcanza un mínimo de 12 meses, aunque los hay por periodos de tres y cuatro años.

El más básico suele tener una prima única renovable cada cinco años, que suele oscilar entre los 300 y los 600 euros, dependiendo de la cuantía de la vivienda.

Por su parte, el seguro de vida ligado a la hipoteca suele pagarse de forma anual y, en caso de fallecimiento del titular de la vivienda, exime a los herederos de pagar el préstamo.

La organización de consumidores afirma que además de ilegal en muchas ocasiones la entidad no deja posibilidad al cliente de elegir la entidad aseguradora con la que se quiere contratar los seguros de vida y desempleo, ya que ésta suele ser una condición que se presenta en el último momento, cuando el cliente ya ha superado todos los trámites necesarios para el préstamo. «En ocasiones, la entidad comunica la existencia de estas pólizas justo a la hora de firmar el crédito», explican en la organización de consumidores.

Esta nueva exigencia a la hora de conceder hipotecas está siendo recibida por las aseguradoras como agua caída del cielo. Las pólizas de seguro por desempleo en hipotecas se duplicaron en 2008, según datos de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios.

El seguro de protección por desempleo permite hacer frente al pago de la hipoteca en caso de perder el puesto de trabajo por un periodo mínimo continuado de entre 12 meses y 24 de forma discontinua. Suele hacerse un pago único y se renueva cada cinco años.

La ley sólo obliga a que las viviendas hipotecadas estén aseguradas en caso de incendio. Por esta razón, la Unión de Consumidores de España (UCE) recomienda denunciar esta práctica, cada vez más utilizada por bancos y cajas de ahorros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.