La demanda, presentada hace 15 días antes los Juzgados de Primera Instancia de Madrid, acusa de presuntos delitos de “injurias y calumnias” al director general de Iberia, Enrique Donaire, al director de comunicación, Luis Díaz Güell, y al director general de aeropuertos de la aerolínea, José Luis Freire, así como a la compañía como responsable civil subsidiaria, a la que pide una indemnización de 3 millones de euros, según el escrito.

“Los demandados no actuaron de forma individual, sino dentro de una campaña perfectamente orquestada en las más altas direcciones de Iberia”, apunta la demanda, que especifica que la indemnización iría destinada a la ONG Manos Unidas, informó la agencia Europa Press.

Sin embargo, antes de transformar la demanda en querella el Sepla pide la celebración de un “acto de conciliación” previo y que los ejecutivos de la compañía “rectifiquen” sus acusaciones de forma pública para “dejar a salvo el buen nombre” del sindicato.

El sindicato de pilotos mantiene que Iberia y sus ejecutivos han llevado a cabo una campaña en “tres frentes”: la difusión de un panfleto distribuido en diversos aeropuertos, de lo que hacen responsable a Freire, una campaña dirigida a los medios de comunicación, bajo la batuta de Díaz Güel, y mediante las acusaciones públicas y privadas realizadas por Donaire.

En todos ellos, los responsables de Iberia acusaban al Sepla de llevar a cabo una “huelga de celo” tras romperse las negociaciones para la renovación del convenio y les responsabilizaban de los más de 6.000 retrasos y 600 cancelaciones acumulados desde principios de diciembre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.