Hace tan solo unos días nos enterábamos por la prensa de que otro famoso creador de contenido de los comúnmente  llamados “youtuber”  (Elrubius) había tomado la decisión de fijar su domicilio y residencia fiscal en Andorra, y abandonar definitivamente España. ¿Por qué son tantas personas las que toman esta decisión? Pues bien, te contamos las razones tributarias a continuación.

El sistema fiscal del País Pirenaico en absoluto tiene nada que ver con el español; tributariamente hablando,  no se puede considerar Andorra como un paraíso fiscal, sino como un lugar donde,  durante los últimos años, se  ha trabajado duramente para adherirse a las normativas internacionales, y que compite con el resto de Europa para atraer inversión extrajera de forma competitiva utilizando dicho campo.

Según el Banco Mundial, a través de su indicador Paying Taxes,  Andorra se sitúa en el puesto número 20 de un total de 191 de países con mayor competitividad fiscal. Según este informe, la carga tributaria media en el Principado es del 26,5%; muy por debajo de la media internacional y de los países europeos;  siendo ésta de un 40,5% y un 38,9% respectivamente. Como hemos mencionado, una configuración fiscal competitiva es fundamental para seducir a inversión extranjera. 

En primer lugar, hay que tener en cuenta que un contribuyente puede disponer de permiso de residencia en un país, pero, no por ello, tener la consideración de residente fiscal en el mismo; es decir, el disponer del permiso de residencia en Andorra no generará automáticamente el cambio de residencia fiscal al Principado.

En cuanto a tipos de residencia en Andorra son varios los que existen en función de los requisitos y características personales y profesionales de cada contribuyente:

  • Permiso de residencia pasiva: está diseñado para aquellas personas que únicamente quieren vivir en el Principado; no se puede trabajar con este permiso. Está diseñado para grandes patrimonios,  dado que hay que justificar unos requisitos muy exigentes para poder vivir sin trabajar.
  • Permiso de residencia activa: este permiso autoriza tanto para vivir como trabajar. Lo podrás conseguir trabajando para una empresa andorrana (residencia activa por cuenta ajena), constituyendo tu residencia de manera efectiva un  mínimo 183 días al año. Si, por el contrario, creas tu propia empresa en Andorra (residencia activa por cuenta propia), conseguir este permiso será muy fácil,   siempre y cuando se cumplan unos requisitos establecidos.
  • Permiso de residencia para profesionales con proyección internacional: diseñado si dispones de un negocio que se encuentre fuera de Andorra, pero quieres vivir en dicho territorio.
  • Permiso residencia por ingreso en centros geriátricos, curas médicas o terapeutas privados: diseñado para la rama de salud con un largo período de recuperación.
  • Permiso de residencia por motivos científicos, cultural o deportivo: diseñado para deportistas, artistas o investigadores que tienen intención de llevar a cabo su actividad sin ánimo de lucro.

En cuanto a los requisitos para obtener la residencia fiscal en el Principados serán: vivir en Andorra más de 183 días; que el centro de interés económico esté en Andorra y que el centro de interés vivencial también se encuentre en Andorra (pareja legal e hijos).

Como hemos indicado, el sistema tributario de Andorra es mucho menos gravoso que el español, ya sea tanto en imposición directa como indirecta. En cuanto a la imposición directa (persona física o jurídica) el Principado aplica considerables deducciones y bonificaciones,  lo que origina por tanto tipos efectivos finales más bajos que los generales, ya de por sí muy pequeños. Por ejemplo, en el Principado el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y el de Patrimonio no existen. En cuanto a la imposición indirecta, es de los más bajos, con lo que se evita el ser una contingencia de cara a prestar servicios o crear un negocio.

A continuación, mostramos un cuadro comparativo del sistema tributario España VS Andorra:

IMPUESTO

ESPAÑA

ANDORRA

IRPF

Hasta 12.450 €: 19%

Hasta 24.000€: 0%

 

De 12.450 € a 20.200 €:  24%

 

De 24.000€ a 40.000€: 5%

 

De 35.200 € a 60.000 €: 37%

 

A partir de 40.000€: 10%

 

Más de 60.000 €: 45%

 
 

IS

25%

10%

 
 

Dividendos

Hasta 6.000€: 19%

Exento

 

Entre 6.000€ y 50.000€ 21%

 

Más de 50.000€: 23%

 

IVA/IGI

21%

4,50%

 
 

Patent Box (Régimen fiscal especial)

10%

2%

 

 

OTROS DATOS INTERÉS

 

ESPAÑA

ANDORRA

EUROPA

Cotización social

27,90%

15,50%

22,40%

Salario mínimo

950 €

1,083.33 €

925.40€

Por tanto, primero habrá que analizar si nos interesa y si podemos cumplir los requisitos mencionados para ser residentes fiscales en Andorra; pero tampoco olvidar que la Agencia Tributaria está muy detrás de estos cambios de residencia, ya que,  en muchas ocasiones,  se llevan a cabo dichos cambios de residencia meramente ficticios, y la administración tributaria cuenta con multitud de medios para saber si es efectiva o no.


Autor: Ignacio Moya, asesor fiscal en LABE Abogados 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.