El Gobierno colombiano piensa en otorgar incentivos para reducir la utilización de plásticos de un solo uso y el reciclaje.

En la Comisión Quinta del Senado se están evaluando dos iniciativas que buscan reducir la utilización de envases y plásticos de un solo uso, con el fin de generar cambios trascendentales en favor de la disminución de la contaminación ambiental y el daño a los ecosistemas.

El primer proyecto busca prohibir en la contratación pública los plásticos de un solo uso, el poliestireno expandido y se incentiva a la creación de políticas y programas que busquen la disminución progresiva del uso de estos materiales a nivel territorial.

De ese modo quedará prohibido en la contratación estatal los plásticos de un solo uso. Para los autores del proyecto las entidades públicas deben ser “las primeras a las que les corresponde sumar esfuerzos y empezar a actuar, creando acciones de cambio y generando estrategias que incentiven la disminución y erradicación de los plásticos de un solo uso”.

Así mismo, señala el proyecto, que “las entidades, que a la entrada en vigencia de la presente iniciativa cuenten en sus inventarios con productos o elementos elaborados con plásticos de un solo uso, deberán en lo posible remplazarlos por alternativas reutilizables o consumirlos en su totalidad en un término no mayor a seis (6) meses”.

Entre los plásticos de un solo uso más comunes o utilizados se encuentran los sorbetes o pitillos, envases de poliestireno, bolsas plásticas, filtros de productos de tabaco, botellas plásticas, platos desechables, vasos de poliestireno expandido, mezcladores y envolturas de alimentos.

Por otro lado, el segundo proyecto tiene el propósito de incentivar la gestión de reciclaje de envases de un solo uso, a través del reembolso de un porcentaje del valor del producto al consumidor final.

Par acompañar a esta iniciativa se creará el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases, que reembolsará un porcentaje del valor del producto al consumidor final.

En la exposición de motivos, los autores precisan que “este incentivo económico a la gestión de reciclaje de envases, que se redimirá en dinero efectivo o en título valor redimible al cliente. El presente proyecto de ley busca que Colombia pueda pasar de un modelo de economía lineal a uno de economía circular, estrategia que ha beneficiado a diferentes países, pues, al ser una práctica sustentable, maximiza los recursos disponibles y contribuye a la economía y al medio ambiente”.

Los envases de un solo uso son una gran parte de los residuos sólidos que van a dar a los rellenos sanitarios en Colombia.

Por tal razón, a través de esta iniciativa buscan la creación de un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases, el cual consiste en reembolsar un porcentaje del valor del producto al consumidor final.

Este valor será reconocido como un incentivo económico a los consumidores finales que entreguen los envases separados en los puntos de recolección establecidos.

Y se considerarán depositarios de envases: los productores y embotelladores de productos envasados; los importadores de productos envasados; los distribuidores de productos envasados y los vendedores de productos envasados.

Fuente: Senado de la República de Colombia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.