«Hay un claro vínculo entre empleo informal y pobreza», destacó en conferencia de prensa Johannes Jütting, uno de los coautores del informe, que precisó que unos 700 millones de esos trabajadores viven en la pobreza extrema y 1.200 millones tienen ingresos inferiores a dos dólares diarios.

La evolución reciente muestra un incremento del peso de estos trabajadores privados de protección social, y así en Latinoamérica su porcentaje pasó del 52,5% en el periodo 1994-99 al 57% en 2000-2007, mientras en el sudeste asiático aumentó del 53% en 1985-89 al 70% en 1995-99.

Para abordar el círculo vicioso del empleo ilegal, que además de privar de protección social a los trabajadores, constituye una rémora para el desarrollo, la OCDE insiste en que «hay que tener en cuenta la realidad» de que la informalidad es la norma y constituye el único medio de subsistencia para mucha gente.

No obstante, en las estrategias a largo plazo apuesta por favorecer la formalización del mercado de trabajo, lo que pasa por una facilitación del registro del empleo y un desarrollo de los mecanismos de la Seguridad Social que integren a las personas excluidas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.