Sonia Gumpert tomará posesión como nueva decana del Colegio de Abogados de Madrid el próximo día 15 de enero tras una campaña electoral repleta de acusaciones cruzadas que culminó con la suspensión de la proclamación de resultados por un presunto fraude electoral y con la posterior desestimación de las alegaciones.

Nueve días después de celebrase las elecciones, la Comisión electoral proclamó a Sonia Gumpert ganadora de los comicios con más del doble de votos respecto al resto de candidatos en el Colegio de Abogados más grande y más representativo del país.

Gumpert recibió 6.426 votos, el doble que su principal rival y ex decano del Colegio, Antonio Hernández Gil, que registró 3.293. Además, las elecciones también fueron destacadas por la participación registrada. Más de 9.000 abogados ejercieron su derecho a voto, lo que supone un incremento de 2.000 letrados respecto a los últimos comicios y una participación del 14%.

Aparte de la polémica, la futura decana también nos habla en esta entrevista sobre los compromisos y la proyección que pretende llevar a cabo en el Colegio durante los próximos años y opina sobre las novedades que incorporaría la Ley de Servicios Profesionales, cuyo borrador se filtró la pasada semana.

La campaña: cerrando la polémica

La noche electoral del 18 de diciembre fue intensa y muy polémica. ¿Cómo vivió esas horas?

Con sorpresa y con un poco de tristeza también, porque me parece que fue algo sin ninguna justificación y que no se correspondía al desarrollo de la jornada electoral, que fue fantástica. La jornada transcurrió con mucha alegría y es una pena que tras el cierre se produjeran esos sucesos que al final empañan un poquito el nombre de la abogacía.

¿Quiénes eran las personas que tenían los ordenadores?

Esos ordenadores eran de la candidatura, los conocía la Comisión electoral y no contienen nada de lo que afirman las otras candidaturas.

¿Por qué no los quisieron enseñar?

No es cierto que no los quisiéramos enseñar. Los enseñamos a la Comisión electoral. Lo que no quisimos es entregarlos a una persona de otra candidatura que exigió su entrega. Somos abogados y sabemos que nadie puede intervenir unos ordenadores con datos personales que no sea un juez. Esos ordenadores ya los había visto la Comisión Electoral.

¿Cómo se plantean el posible proceso judicial que pueda producirse si alguna candidatura recorre la decisión de la Comisión electoral?

No tengo conocimiento oficial de ningún recurso por parte de las otras candidaturas. En cuanto ese proceso judicial exista, nos darán traslado, seguirá su cauce habitual y ahí, por supuesto, alegaremos lo que tengamos que alegar.

Otra cuestión que generó mucha polémica fue la supuesta cesión de datos por parte de la Asociación Altodo a cambio de supuestos cargos en la Junta de gobierno.

Las candidaturas no lo reproducen correctamente. En primer lugar, el pacto con Altodo no ha sido jamás secreto; ha sido siempre público. Y segundo, lo que se hace es una coalición perfectamente lícita y en beneficio de la abogacía madrileña.

El sector del turno de oficio es un sector importantísimo que además vive una especial situación de conflicto con el Colegio y con la Comunidad -porque la gestión del turno de oficio se hace a través del Colegio-. Que se incorporen por primera vez a personas del turno de oficio como hemos hecho nosotros es algo que sorprendentemente no se había hecho nunca. Por lo tanto, no es secreto y se trata una coalición perfectamente válida. No hay reparto de cargos sino distribución de funciones, que no es lo mismo.

En cualquier caso, lo que se ponía más en duda era la supuesta cesión de datos de carácter personal.

No hay ninguna cesión de datos de carácter personal. No la hay. Los socios de Altodo están registrados en su base de datos, que también está registrada, y no hay ninguna cesión de datos.

Durante la campaña también se criticó la supuesta financiación recibida por ISDE. ¿Cree que el proceso de cambio que defiende llevar a cabo en el ICAM puede verse afectado por el vínculo que existe con esta institución?

No hay tal financiación. Yo he presumido desde el principio de la campaña de ser profesora en varias instituciones, una de ellas el ISDE, cuyo director, que también es abogado, es diputado. Otra cuestión que no es correcta es que exista un pacto secreto. No hay pacto secreto con nadie, con ninguna institución, ni con ISDE.

La presencia de ISDE se debe, primero, a que el diputado es profesor del ISDE, como yo soy socia de mi despacho y otros son miembros de otras asociaciones. Es decir, de secreto, nada. Y segundo, de financiación tampoco nada. La financiación ha venido de manos de los diputados que hemos asumido los gastos.

Lo de la influencia me parece de una hipocresía máxima por parte de otras candidaturas. De hecho, la que está en funciones ha tenido al decano del Instituto de empresa, que es todavía diputado en funciones y nadie ha supuesto que habría ningún fin oscuro en esto. Que ahora mismo se nos reproche eso me parece… Además, hay otra candidatura que tiene una escuela de formación muy importante. Oigo estas cosas y no doy crédito.

Mirando al futuro: el Seguro médico

¿Cómo ve los próximos cinco años en el ICAM? ¿Qué aportará como decana?

Sin duda, modernidad, profesionalización y cercanía. Estos son nuestros tres compromisos básicos y los que estaban en nuestra campaña.

¿Qué tienen previsto hacer exactamente con el seguro médico?

Justamente el día de las elecciones se autorizó el inicio de operaciones con la nueva mutua pero la situación sigue siendo, hoy por hoy, la misma que antes. Nos falta información que espero recibir. De hecho, tengo la promesa del decano en funciones de que me transmitirá toda la información y a expensas de lo que recibamos, nosotros seguimos con la idea de que el Colegio no se despatrimonialice con esta operación.

¿Qué quiere decir exactamente?

La operación consistía en un desplazamiento patrimonial del Colegio a la nueva mutua con el que nosotros no estamos conformes. Eso sigue siendo actual.

El Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales

En otro orden de cosas, según el borrador del Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales, sólo podrá haber un colegio por provincia, por lo que en Madrid quedaría sólo uno.

Habría que ver si finalmente eso sale así porque, hoy por hoy, sólo es un borrador y esto sería un poquito complicado de llevar a cabo. Pero si finalmente se impone la medida, habrá que estudiar cómo se produce la unificación en Madrid y desde luego, yo estoy convencida de que el Colegio de Alcalá tendrá el mismo objetivo y será en beneficio del colegiado.

Parece que la colegiación sólo será obligatoria para aquellos abogados que actúen en juicios. ¿Debería ser obligatoria para todos? ¿Le preocupa este posible cambio?

A mí me preocupa en la medida que el Colegio realiza unas funciones muy importantes en relación con el desarrollo de la profesión. El Colegio es el que ordena y supervisa el ejercicio de la profesión y hay temas deontológicos importantes que el Colegio debería seguir pudiendo regular. Si la mayoría, o una gran parte de los abogados, no van a estar colegiados, claro que me preocupa.

¿Cree que sería la mayoría los que no estarían colegiados?

Una gran parte sí. En principio, ahora hay unos 38.000 colegiados ejercientes en Madrid, que se supone que equivalen a los que van a tribunales, pero yo creo que el número no es correcto. Muchos de ellos a lo mejor no van a tribunales, lo que supondría una importante reducción de colegiados. Por ello las facultades del Colegio se verían mermadas en cuanto a la regulación de la deontología profesional y a todos esos aspectos que son muy importantes para que la profesión funcione y lo haga ordenadamente.

También se habla de eliminar la incompatibilidad entre abogados y procuradores. ¿Debería ser así?

Yo creo que son ámbitos muy distintos y no es tan fácil unificar las dos profesiones. Tienen tareas distintas y por tanto no sería fácil compatibilizar ambas cosas. La fusión es un tema que se ha venido hablando reiteradamente y yo creo que si hasta ahora ha persistido el sistema actual eso confirma que las funciones son distintas y que no es tan fácil fundir en una sola figura todos los efectos de ambas tareas.

Otra cuestión prevista en el borrador de la ley es la eliminación del examen de acceso a la abogacía y procuraduría (antes de que se haya realizado el primero). ¿Qué opina?

A mí el examen me parece menos importante que la sensación de inestabilidad que da el cambiar las cosas que todavía no han entrado en vigor de forma efectiva. Se supone que se ha legislado sobre la base de un estudio y transmite poca seguridad que se ande cambiando leyes que acaban de promulgarse.

¿Qué opina del resto de normativa que regula el acceso a la profesión?

El máster me parece bien. Si se hace bien y da una formación práctica, complementaría muy bien la formación académica. Pero no se puede convertir en una barrera por cuestión económica. Eso sí me gustaría que no ocurriera.

El borrador de la Ley de Servicios Profesionales también prevé incompatibilidades para los cargos directivos en los colegios en relación con otros cargos políticos. ¿Qué le parece?

No me parece mal. Creo que al final la incompatibilidad va a ser más práctica que real, porque si uno se dedica a gestionar un colegio, me parece que dejará poco tiempo para otras cuestiones. Además creo que hay conflictos de intereses que, efectivamente, se deben evitar.

Cambiando de cuestión, la anterior Junta del Colegio tenía un proyecto concreto sobre Pro bono. ¿Qué pretende hacer en relación con este tema?

El Pro bono es una filosofía que seguirá impulsando el Colegio abriéndolo un poco más a toda la abogacía. Es una obligación que nosotros creemos que tiene todo abogado porque el abogado maneja las leyes, como otras profesiones jurídicas, y éstas son una herramienta importante para defender a personas, situaciones o causas que a lo mejor no disponen de los medios económicos para acceder a ellas. Es una obligación que tenemos los abogados y además, así lo sentimos.

La primera decana del ICAM

Como primera mujer que ocupa el decanato del ICAM, ¿Cree que existe un techo de cristal para las mujeres juristas?

Yo creo que sí. Creo que hay un techo como en muchos otros ámbitos profesionales y hay que intentar romperlo y lograr que desaparezca, lo que supone una labor que nos corresponde no solo a las mujeres, sino a todos.

¿Cómo se puede contribuir a ello desde el Colegio?

Para empezar tenemos una medida muy concreta, que viene en nuestro programa, que es la de facilitar un servicio gratuito de guardería infantil en el caso de vistas o señalamientos judiciales, que no está nada mal para empezar.

En relación con otros colectivos, ¿Qué medidas tienen previstas implantar para ayudar a los colegiados que ahora mismo están sin empleo?

El en ámbito de la formación tenemos varias ideas que van a ayudar mucho dado que van a ser eminentemente gratuitas. Además va a haber formación práctica más dirigida a los jóvenes y tenemos varios proyectos que, aunque no están en el programa, hay que desarrollar. Pero ello debe hacerse una vez estemos dentro y conozcamos mejor la institución y los medios de los que disponemos.

El ICAM como lobby

¿Cómo pretenden tener más influencia en la creación de leyes que afecten al sector?

Mediante una comisión de seguimiento legislativo que esté permanentemente informada y en contacto con las administraciones para conocer los proyectos y poder influir desde el principio en ellos. Incluso para poder suscitar el interés en que se regule una cuestión que desde nuestra posición sí podemos detectar. Va a ser una contribución plena de intervenir y también de sugerir y apoyar para que las cosas mejoren.

¿Cree que no se estaba haciendo hasta ahora?

La prueba de ello es la Ley de tasas en la que la abogacía no tuvo ninguna intervención. También en muchas otras leyes, de las que hemos hablado, y en las que, que yo sepa, la abogacía no ha tenido intervención.

Antes y después de la noche electoral se ha hablado mucho de la imagen que tiene la sociedad sobre la abogacía. ¿Qué piensan hacer para mejorarla?

Hay que hacer una labor informativa a la sociedad de lo que hacemos los abogados como hacen muy bien otros colectivos. Se trata de informar a la ciudadanía de que los abogados estamos para defender en juicio pero también para otras cuestiones que evitan, precisamente, situaciones de conflicto a posteriori.

¿Qué planes tienen en el campo de la internacionalización?

Lo que vamos a implantar es que toda labor de internacionalización y toda labor que hace importante el Colegio al exterior revierta en los abogados.

El próximo día 15 va a tomar posesión del cargo. ¿Qué es lo primero que va a hacer?

No lo sé. Me imagino que reunirnos con la junta y empezar a ver el plan de acción que ya estamos perfilando y que básicamente va a consistir, entre otras cosas, en la implantación del programa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.