Según un informe elaborado por la consultora Hays Legal, en 23 bufetes de abogados el número de trabajadores creció un 1% durante el presente ejercicio, mientras que 14 despachos registraron un crecimiento de dos dígitos en sus plantillas y otras 6 firmas de servicios legales las redujeron.

El descenso del sector en España no es aislado, sino que confirma lo que ocurrió en 2009 en el mercado jurídico mundial, sobre todo en Reino Unido, donde las firmas se vieron afectadas por despidos masivos e importantes recortes, congelación de sueldos y menores beneficios para los socios.

Durante este año se han observado diversas operaciones de fusión entre bufetes tanto de índole nacional, como internacional. Por su parte, los datos de Hays Legal apuntan a que las grandes firmas de abogados están comenzando a crecer sin miedo, y se están preparando para un marcado repunte de las contrataciones.

Los bufetes pueden verse inicialmente “forzados” a permanecer aún algunos meses sin hacer contrataciones masivas, no obstante, la situación que se vive en las empresas comienza a ser muy diferente.

La consultora senior de Hays Legal, Liova Castillo, señaló que “a partir de agosto de 2010, se han observado nuevas tendencias y los clientes están siendo empresas de primer nivel, tanto del Ibex como compañías internacionales del sector energético y tecnológico, que están encomendando la selección de nuevos abogados”.

En España, más de un 70% del negocio que desarrolla Hays Legal se centra en cubrir posiciones de abogados de empresa, frente al cuatrimestre anterior en el que el 80% del negocio se encontraba en despachos de abogados tanto nacionales como internacionales.

Castillo explicó que “aunque los pronósticos y primeros datos de 2010 en el mercado legal no eran positivos, en estos momentos se puede afirmar que se atisba una ligera recuperación, gracias en parte, a los mercados emergentes y a la internacionalización de las empresas españolas”.