La última fue una trabajadora que, mediante un acuerdo de conciliación celebrado ante el Juzgado de lo Social número 20 de Madrid, la empresa distribuidora reconoció su derecho a no trabajar ningún domingo o festivo y a librar un sábado de cada dos para atender al cuidado de sus hijos menores de ocho años.

Esta sentencia sigue a la ganada el pasado mes de junio por otra empleada que reconoció su derecho a no trabajar los domingos desde junio de 2008 para cuidar de su hijo.

Además, de otra que permitió a la trabajadora poder librar un sábado de cada dos, para atender el cuidado de sus mayores, ganada en septiembre de 2008.

Todas ellas pertenecen al centro que El Corte Inglés posee en Preciados-Callao en Madrid, a cuya jefatura de personal CCOO acusa de «persistir en negar el reconocimiento de los derechos que las leyes fijan para conciliar la vida familiar y laboral, e ignorar las sentencias producidas en los dos citados precedentes».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.