La Sala de lo Contencioso administrativo del Tribunal supremo, se ha manisfestado mediante sentencia sobre la forma en la que se debe regularizar el Impuesto de Sociedades en operaciones llevadas a cabo y que no han sido facturadas por las sociedades.

impuesto de sociedades

En los casos en los que la Inspección de los Tributos descubre operaciones ocultas sujetas a dicho impuesto y no han sido facturadas, cabe entender incluido en el precio pactado entre las partes al IVA, a la hora de determinar la base imponible que corresponda a esas operaciones en este impuesto

Una vez giradas las pertinentes liquidaciones en el Impuesto sobre Sociedades e impuesta sanción por infracción tributaria muy grave por operaciones ocultas sujetas al impuesto y no facturadas, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia consideró en su sentencia dictada (Setencia 1446/2017, 27 de septiembre, recurso 194/2016) que cuando se trata de ventas contabilizadas en B, situadas al margen de la legalidad tributaria por voluntad de las partes, no se entiende incluido en el precio de dichas ventas el IVA, que permita su deducción o cualquier tipo de compensación y no puede ser tenido en cuenta su importe a los efectos de la determinación de las bases imponibles del Impuesto sobre Sociedades y del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Aplicación del artículo 79 de la LIVA para la determinación de la bae imponible del impuesto de sociedades

El Supremo por el contrario, mantiene que, para determinar la base imponible correspondiente al Impuesto sobre Sociedades, la correcta interpretación del artículo 78.Uno LIVA, en conexión la Directiva de IVA, impone que cuando la Inspección de los Tributos descubre operaciones ocultas que no han sido previamente facturadas, el precio pactado entre las partes incluye el IVA a la hora de determinar la base imponible correspondiente a dichas operaciones en este Impuesto, lo que en el caso supone la anulación de las liquidaciones y sanciones impugnadas para que se tenga en cuenta, en las nuevas liquidaciones y sanciones que se practiquen y acuerden, que el precio convenido por las partes para las operaciones contempladas, en las que no se hace mención del IVA devengado, incluye dicho impuesto.

Sustenta su tesis en los principios de eficacia directa y primacía del Derecho europeo, que en relación con el IVA, y por la naturaleza específica de este impuesto europeo, indirecto y general sobre el consumo, que grava de manera exactamente proporcional el precio de las operaciones de comercio de bienes y servicios, y de carácter neto en cuanto que lo exigido es la diferencia entre el IVA repercutido por el contribuyente en sus operaciones y el IVA soportado en el coste de sus adquisiciones de bienes y servicios, obliga a sujetar el valor añadido en cada operación, y por ende, también debe incidir de manera indirecta o como consecuencia necesaria en la determinación de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades porque y, en su caso, en las sanciones que con base en el mismo se impongan.

La base imponible en el Impuesto de Sociedades es el importe que resulta de la renta obtenida en el periodo impositivo, minorada por la compensación de bases imponibles negativas de periodos impositivos anteriores; y a mayores, en el método de estimación directa, se calcula corrigiendo el resultado contable, pero, aun sin contabilizar las operaciones de que se trata, lo que no puede admitirse es que, no siendo el IVA un ingreso que integre la renta de la sociedad, la determinación de ésta a efectos del IS se haga, sin tener en cuenta el Derecho europeo, con una base imponible por el impuesto indirecto diferente a la que debe prevalecer en la propia liquidación de éste.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.