Interpelada por CIU en el Senado, Salgado precisó que estas consideraciones han de enmarcarse en una revisión más amplia de «todas las figuras tributarias, con el fin de determinar cuáles son las que habría que retocar» para favorecer la reactivación de la economía y la volver a crear empleo.

Advirtió de que un incremento del IVA sería contradictorio con las políticas de estímulo de la demanda y que incluso las mayores empresas de distribución comercial se han puesto en contacto con su Gabinete para advertir de que ello supondría una «contracción adicional de la demanda».

La ministra de Economía y Hacienda indicó también que el Ejecutivo está dispuesto a una «flexibilización en la negociación de colectiva», a la vista de los buenos resultados que ha tenido para el mantenimiento del empleo, por ejemplo, en algunas plantas industriales de Cataluña.

Por otro lado, los ‘brotes verdes’ han dado paso a los «destellos de estabilidad» o y las «señales positivas» en el discurso de Salgado, quien llamó a «cuidarlas para convertirlas en un cambio de tendencia».

Según explicó, desde distintas instituciones como el BCE o el Banco de España se sostiene que «se ha producido ya un punto de inflexión en la crisis internacional» y se ha entrado ya en una «etapa de mayor estabilidad o cuando menos en una desaceleración notable de la caída».

Por ello, pronosticó que las próximas tasas intertrimestrales de disminución del PIB «serán en más bajas que las del primer trimestre».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.