A.FreixaESADEEn 2010 la UEFA aprobó la normativa conocida como Fair Play Financiero, que pretende poner orden a nivel económico en un sector – el del fútbol profesional – en el que los clubes acumulan deudas descomunales como consecuencia de haber gastado durante años más dinero del que ingresaban. Esta regulación, que en España adaptó la Liga de Fútbol Profesional, implica que los clubes pueden recibir sanciones por sus deudas acumuladas. La primera consecuencia de la nueva regulación la encontramos en España con el Málaga, que no podrá disputar la próxima competición europea para la que se clasifique en los próximos cuatro años. El equipo andaluz además, debe hacer frente a una multa de 300.000 euros.

Hace unos días la prestigiosa facultad de derecho ESADE celebró una conferencia para analizar las consecuencias que puede tener la nueva normativa en el deporte rey de este país. Este periódico ha hablado con uno de los ponentes de la charla, el abogado y portavoz del Fútbol Club Barcelona, Antoni Freixa, que aplaude las nuevas exigencias de saneamiento financiero que exige tanto la LFP como la UEFA. Argumenta Freixa que el modelo actual se ha demostrado inviable y además, considera acreditado que “la figura de la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) – un tipo de sociedad anónima especial por la que se rigen todos los clubes excepto el FC Barcelona, Real Madrid, Osasuna y Athletic Club –  no es un modelo apto de gestión diligente del fútbol”.

La nueva normativa contempla también que los salarios en personal no excedan del 70 por ciento del presupuesto. En este sentido, Freixa es claro “no es viable un modelo en el que los jugadores cobran las cantidades actuales”.

La normativa que pretende poner orden en los clubes europeos se pospuso en España, ¿no?

A nivel interno es así. Los clubes que quieran estar en competiciones europeas tienen que cumplir la normativa aprobada por la UEFA en 2010. Pero en el momento de la adaptación de esta normativa a la competición profesional en España por parte de la liga de fútbol profesional se otorgó una moratoria de 3 años.

Pero entonces la norma, en estos momentos, está en vigor?

La normativa ya ha entrado en vigor. La moratoria afecta a la eficacia sancionadora de la norma y a la aplicación de las sanciones previstas. Los clubes tienen que hacer entrega de una serie de información al comité de control económico y este comité, en base a la información contenida en los estados financieros en las deudas que tienen los clubes debe emitir recomendaciones y medidas de seguimiento y de control. Al final, después de esta moratoria podrá aplicar sanciones que pueden consistir en la prohibición de inscribir jugadores, en la deducción de puntos e incluso en la prohibición de inscripción en la competición.

Qué establece esta normativa?

A grandes rasgos, no se permite gastar más de lo que se ingresa. No se permite tener más deuda de la que actualmente registran los clubes.
Se ponen límites máximos al déficit por ejercicio de 5 millones de euros en primera división y de 2 millones en segunda división. Lo que pasa es que ese límite máximo puede ser moderado hasta los 45 millones cuando permitiendo acumular ejercicios anteriores, la fotografía final que salga no sea distorsionada.

Por lo tanto rompe con el modelo que imperaba hasta ahora…

Sí. El modelo de “me endeudo para poder comprar jugadores que me permitan competir a alto nivel” desaparece. No se pueden tener deudas salariales con personal deportivo,ni con administraciones públicas, ni se puede dejar de pagar a Hacienda ni a la Seguridad Social. Eso era lo que hacían los clubes para poder competir y al final han acumulado montantes de deuda impresionantes, han ido a procedimientos concursales, y la Liga de fútbol profesional no quiere clubes en situación concursal, la propia Asociación de Futbolistas Españoles – AFE -, EL el sindicatos de jugadores, tampoco quiere tener que defender a los empleados, a los jugadores en un procedimiento concursal y por lo tanto vamos caminando hacia un modelo distinto.

Pero han pasado tantos años que la situación ahora es muy delicada en muchas clubes. ¿Se puede conseguir?

Es cierto que venimos de una época muy larga en el tiempo en que las cosas se han hecho muy mal. Y quizás por el contexto de crisis económica que no sólo existe en España sino que es global, pues también en el ámbito del deporte, en el que se ha sido poco riguroso, ahora se están introduciendo parámetros de rigor en la gestión. Pero de eso a conseguirlo inmediatamente, pues es otra cosa. Ahora tenemos que pasar la travesía del desierto. Y ojalá que no les tiemble el pulso a los órganos rectores de las competiciones para aplicar estas normas. Está bien que se aplique una moratoria pero al final hay que aplicarla íntegramente.

Hemos visto un ejemplo de sanción en el caso del Málaga, ¿no?

Sí, es un ejemplo de lo que puede pasar a partir de ahora. No conozco a fondo su caso, porque al final aquí no olvidemos que es una cuestión técnica-económica. Técnica o contable. Hay que analizar el balance, la cuota de explotación, los estados financieros auditados, y no conozco el caso del Málaga y por lo tanto no puedo posicionarme sobre si la medida es justa o no lo es…Si hablas con los gestores del Málaga te dicen que no. Pero vamos, que la medida es que quien no tenga una situación económico-financiera saneada no puede competir.

Y cómo se va a contar esa deuda? Porque no es lo mismo la deuda bruta o la deuda neta?

Está claro que el buen gestor deberá basarse en su deuda bruta, no en su deuda neta. Porque claro, la deuda neta quiere decir que no debo tanto porque hay otros que me deben a mí. Pero habrá que ver si esos que me deben a mi están en disposición de pagarme porque son solventes y segundo, si aquello que yo contabilizo que me adeudan realmente es una deuda líquida, vencida y exigible o todavía está en discusión.

¿Y qué se tendrá en cuenta a la hora de las sanciones?

El reglamento habla de deuda neta, y por lo tanto eso deberá ser sujeto de interpretación.

¿Se podrían encontrar Barça o Madrid con una de estas sanciones?

Sí, Barça o Madrid, por muy grandes que sean no están al margen de la aplicación de la norma. Yo ahora mismo puedo hablar de la situación del Fútbol Club Barcelona, y tengo que decir que estamos reduciendo la deuda sustancialmente pero como el resto de clubes estaremos obviamente monitorizados y controlados por los criterios establecidos en este Reglamento de control económico. Que hoy por hoy puedo decir que lo cumplimos fielmente pero que no podemos apartarnos ni un ápice.

En qué cifras se basan para decir que el Barça cumple con la normativa?
Lo cumplimos porque hay dos ratios.
De un lado el déficit máximo aceptable en este último ejercicio hemos generado beneficios. Y en este corriente que concluirá el 30 de junio tenemos presupuestado generar beneficios. Y el indicador de desequilibrio del presupuesto en relación con el pago a los jugadores también lo cumplimos porque esta norma establece un ratio máximo de 70 por ciento de salario de deportistas sobre presupuesto.
Entre eso y que no tenemos deudas con administraciones públicas ni tampoco con personal deportivo. Únicamente tenemos deudas por traspasos o adquisición de derechos federativos, pero al mismo tiempo tenemos créditos en este ámbito. Tenemos deuda bancaria y deuda con clubes. Bueno, intentaremos seguir reduciéndolo como hasta ahora pero cumplimos los parámetros.

¿Es posible tener un modelo sostenible con lo que cobran actualmente los futbolistas?

Ese es el quid de la cuestión. Cuando analizas la cuota de explotación de un club, y ves que más del 70 por ciento del gasto va destinado a salarios de personal deportivo piensas: aquí hay que reducirlo.
Ya en el fútbol no tan profesional se ha reducido significativamente. Y poco a poco irá entrando esa misma filosofía en el fútbol profesional. Yo estoy convencido que al final habrá una primerísima línea de estrellas que seguirán cobrando muchísimo, porque generan a la vez muchísimo dinero, pero que el gran volumen de jugadores profesionales acabarán viendo reducidas sus retribuciones. Es que si no se genera lo suficiente para sostener este modelo habrá que reducir gastos, y el principal gasto es este.

En los últimos años se han pagado grandes cantidades de dinero, no sólo en fichajes de jugadores profesionales sino también en el caso de las jóvenes promesas. ¿Hay que modificarlo también?

Sí, sí, por descontado. Eso es una aberración incluso desde el punto de vista formativo. Los clubes tenemos una responsabilidad en la formación personal de nuestros futbolistas, y retribuir a un niño yo creo que es una auténtica aberración. Y eso significa que si tienen ofertas fuera de España, y les dan trabajo a los padres y se los llevan para allá, bueno, pues tenemos que mantenernos en nuestro modelo y nuestra línea, que en el caso del Fútbol Club Barcelona no se da, por supuesto.

En un momento de crisis económica, en que los bancos han cerrado el grifo tanto a los particulares como a las pequeñas y grandes empresas, han seguido dando dinero a clubes que no tenían ni de lejos las cuentas saneadas. ¿Por qué cree que se ha dado un trato diferente a los clubes?

Bueno, por las noticias que todos tenemos eso es así. A lo mejor es una pregunta que hay que hacer más bien a las entidades bancarias, a Hacienda y a la Seguridad Social. Pero es cierto que cuando un club ha llegado a acumular cantidades importantes de deuda es porque ha recibido un trato diferente. A cualquier particular o a cualquier PiME eso no se hubiera permitido nunca. Ahora desde luego ya no es así. Y todos sabemos que tanto desde las administraciones como desde las entidades organizadoras de la competición la voluntad es que seamos todos iguales, que es algo básico.

¿Cómo funcionará este organismo?

Es un organismo dividido en dos cámaras, por decirlo de algún modo. De un lado habrá un comité de control económico y luego un comité de apelación que deberá resolver las reclamaciones que se presente.
Es decir, habrá un órgano de control, que lo que pretende es guiar a los clubes, no únicamente sancionarlos, sino verificar que cumplen con unas normas y unos criterios de gestión óptima, que lo que persigue como objetivo es esta solvencia de los clubes, y que tengan viabilidad económica a largo plazo, proteger a los acreedores, a jugadores y administraciones públicas y al resto de clubes. Y en principio está diseñado como una ayuda para conseguir los objetivos. Lo que ocurre es que quien no se deje guiar va a acabar por recibir sanciones. El primer comité estudia los casos y manda los que considera más graves al comité de apelación que es quien emite la sanción oportuna.

¿ Quién forma parte de este comité?
Los escoge la Liga de Fútbol Profesional que es el órgano rector de la competición y al mismo tiempo quien ha adoptado dentro de la normativa este reglamento. La comisión delegada de la liga de fútbol profesional designa 5 miembros – tanto en el comité de control económico como en el de apelación – 3 de ellos economistas y auditores y dos de ellos licenciados en derecho. Independientes, obviamente, que son los que desempeñarán las funciones de cada órgano.

¿Va a ser tarde para algunos clubes?

Quizá tarde para cumplir no, porque se puede empezar a cumplir ya, en la medida que se pueda, puede ser tarde para cumplir los objetivos. Porque si lo que decíamos antes es que hay que generar más de los que se gasta, hay algunos clubs que no están en esa situación.
Imaginemos un club que está en la parte baja de la segunda división A, a punto de descender a Segunda División B. Si tiene una deuda, por poner un ejemplo, de 15 millones de euros pues sinceramente no se me ocurre la manera de cómo va a generar dinero para poder atender la situación. Habrá situaciones de hecho que serán imposibles de remontar, pero eso no quiere decir que dejemos de ser ambiciosos y la línea para todos sea esta.

No es descabellado por lo tanto pensar que pueda volver a ocurrir lo que le pasó al Málaga…
El planteamiento es que vuelva a ocurrir cuando se dé el supuesto y sí que es verdad que salir de la competición supone la ruina para el club porque la principal fuente de ingresos de un club está en los derechos televisivos y de marketing, y todo eso se tiene si se compite.
Yo me imagino que al final, como los comités están integrados por personas, pues la ley natural llevará a estas personas, que seguro que tienen preparación para ello, a ser estrictos pero tampoco a acabar con la finalidad principal que es que continúe habiendo competición.

Cuando visualiza el mundo del fútbol en los próximos años, ¿qué cree que supone esta normativa y hasta qué punto revoluciona el sector?
Como mínimo sirve para no hacer la pelota más grande. Y esto ya es mucho. Como mínimo para que todos los clubes sean muy conscientes que tienen que cumplir unos determinados criterios de gestión. ¿Si se va a conseguir el objetivo ambicioso de que el sector del deporte profesional, en este caso el de actividad económico sea modélico en un momento de crisis? Pues tampoco lo veo…porque en un momento de crisis económica no lo veo de hecho en el resto de sectores….yo creo que las circunstancias para todos son muy difíciles, y estoy convencido que esta norma es buena para competir con honestidad porque lo que uno no puede hacer es endeudarse para competir al mismo nivel con otro que no necesita endeudarse para estar a ese nivel. Al final pondrá a cada uno en su sitio. A mí me parece bien.