La nueva norma, que ha sido denominada ‘escudo fiscal’, facilitará el ingreso en Italia de todo aquel capital que haya sido exportado al extranjero ilegalmente y protegerá, por lo tanto, a mafiosos y evasores fiscales en general.

La votación, que tuvo que ser aplazada por dos días consecutivos a causa del intenso debate parlamentario, estuvo cargada de tensión, la cual llegó a su punto más álgido cuando uno de los diputados de la oposición tachó al primer ministro, Silvio Berlusconi, y a su equipo de Gobierno de «mafiosos».

De hecho, la posibilidad de que las organizaciones mafiosas se puedan servir de la nueva ley para ingresar su dinero ‘sucio’ en Italia se ha convertido en el principal motivo por el que la oposición rechaza la norma.

El partido Italia de los Valores (IDV) organizó una manifestación frente al Parlamento con pancartas en las que se leían frases del tipo ‘La mafia os lo agradece’ o ‘Evasión legalizada’. Para escenificar mejor su protesta, varios miembros del partido se pusieron la gorra típica que suelen llevar los mafiosos de Cosa Nostra.

Ahora, para que el texto aprobado se convierta en ley, sólo falta que lo firme el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien la semana pasada había anunciado que analizaría detenidamente la norma antes de estampar su rúbrica.

Por su parte, el premier Berlusconi ha defendido la ley en varias ocasiones insistiendo en que la entrada en Italia de todo el capital evadido «servirá para apoyar la economía» y «relanzar el desarrollo».

Por su parte, el vicepresidente de la patronal (Confindustria), Alberto Bombassei, admitió la semana pasada que, si bien esta ley no es «bonita, ética o moral» sí será «útil para el país».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.