Carlos Carnicer y Rafael Catalá
El Ministro de Justicia, Rafael Catalá y el Presidente del CGAE, Carlos Carnicer

El Consejo General de la Abogacía Española -que ha constituido una Comisión Mixta de trabajo con el Ministerio de Justicia- ha emitido un comunicado en el que apoya las reformas anunciadas recientemente por el ministro sobre la Ley de Tasas, el mantenimiento de los actuales Partidos Judiciales y de los jueces de paz dentro de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como los cambios en la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita.

Sin embargo, recuerda que hay otras muchas reformas en trámite parlamentario o de anteproyecto que deben abordarse “siempre con el mismo objetivo y con el máximo consenso de todos los actores jurídicos para pasar de una Justicia del siglo XIX a una Justicia del siglo XXI, dotada de los medios económicos y tecnológicos necesarios, única forma de lograr la eficacia y el respaldo social que necesita”.

Para Carlos Carnicer, presidente del Consejo General de la Abogacía Española, los cambios ya anunciados por el ministro a todos los operadores jurídicos –y los que enumeró en su comparecencia ante el Pleno del Consejo el pasado día 8 de octubre- van en buena dirección, aunque deben confirmarse, pero “no son suficientes”.

La derogación de la Ley de Tasas, las reformas en la Justicia Gratuita o los cambios en la LOJP “no deben esconder que la Justicia necesita un cambio profundo y que hay dieciséis textos legislativos en distintas fases de tramitación que deben ser también debatidos y consensuados”, dice. Desde la Ley de Jurisdicción Voluntaria a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, pasando por el Estatuto de la Víctima, la Ley de Enjuiciamiento Civil, la reforma del Código Penal, la Ley del Derecho de Defensa, la reforma del Registro Civil, el Código Mercantil, la Ley de Seguridad Ciudadana o la Ley de Servicios y Colegios Profesionales.

En el caso de que no sea posible alcanzar en esta Legislatura un Pacto de Estado por la Justicia, como la Abogacía viene demandando junto con muchos otros operadores jurídicos, Carnicer señala que el ministro sí tiene la oportunidad de sentar las bases del acuerdo para cerrarlo en el momento oportuno. En todo caso, seguirá demandando activamente los cambios necesarios para que la Justicia esté al servicio del ciudadano y de respuesta ágil y eficaz a sus demandas reales.