El Ministerio de Trabajo dispuso que el beneficio de sala cuna podrá entregarse de manera excepcional mediante bono compensatorio.

Gonzalo Lira, Socio de Garnham Abogados, nos informa acerca del reciente dictamen que favorecerá a las trabajadoras con el pago de un bono compensatorio por el beneficio de sala cuna.

“La Dirección del Trabajo publicó un dictamen el pasado 11 de junio en que autoriza de manera excepcional a todo empleador para que pacte con cada una de sus trabajadoras el pago de un bono compensatorio para dar cumplimiento al beneficio de sala cuna.

Producto de la pandemia por Covid-19 que afecta al país, el Ministerio de Salud, mediante resolución de fecha 28 de abril de 2020, dispuso la suspensión de clases en todos los jardines infantiles y establecimientos educacionales del país, permitiéndoles la prestación del servicio de manera remota hasta que las condiciones sanitarias permitan alzar esta medida. Sin embargo, como resulta evidente, la prestación de servicios de manera remota no satisface la finalidad que existe tras la obligación de proveer a la trabajadora del beneficio de sala cuna.

Por ello, mientras dure la especial situación, a través de este dictamen la autoridad permite satisfacer en forma excepcional este derecho de las trabajadoras, mediante el pago bono compensatorio que debe ser acordado por las partes y ser equivalente a los gastos que irrogan tales establecimientos en la localidad en la cual se presta el servicio.

El Código del Trabajo establece la obligación de todo empleador que cuenta con veinte o más trabajadoras, cualquiera sea su edad o estado civil, de proveer el beneficio de sala cuna, para que dichas trabajadoras puedan dar alimento a sus hijos menores de dos años y para dejarlos mientras estén en el trabajo.

Esta obligación es cumplida por el empleador por cualquiera de las siguientes tres maneras:

– Creando y manteniendo una sala cuna anexa e independiente de los lugares de trabajo;

– Construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de empresas que se encuentren en la misma área geográfica;

– Pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento al que la trabajadora lleve a sus hijos, debiendo contar dicho establecimiento con la autorización de la Junji.

En los casos en que el empleador se ve impedido de dar cumplimiento a la obligación por medio de alguna de estas alternativas, como en el caso de la suspensión de clases producto de la pandemia Covid-19, la Dirección del Trabajo puede otorgar un permiso especial para dar cumplimiento a la obligación a través de un acuerdo entre el empleador y la trabajadora para el pago de un bono compensatorio, que permita a esta última pagarle a un tercero por el cuidado del menor.”

Fuente:  News Labora Garnham Abogados – Gonzalo Lira

Socio Garnham Abogados

[email protected]

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.