El proyecto de ley que propone mejorar la supervisión de la conducción con exceso de velocidad está listo para ser analizado por el Senado.

El proyecto plantea implementar un sistema automatizado para el tratamiento de infracciones pondría fin a esta conducta. El exceso de velocidad es un tipo de comportamiento de conducción agresivo.

El exceso de velocidad disminuye notoriamente el tiempo de reacción que tiene el conductor ante un imprevisto. Quienes los evaden ponen en peligro su integridad y la de los demás automovilistas, así como la de los peatones.

El exceso de velocidad es uno de los mayores problemas de seguridad vial y un factor determinante en alrededor del 30% de los accidentes mortales de tráfico. Asimismo, aumenta sustancialmente el riesgo de sufrir un accidente.

Es importante tener en cuenta que los límites de velocidad están para proteger ya que la rapidez también afecta la seguridad incluso cuando se está manejando sobre el límite o demasiado rápido para las condiciones del camino. Ejemplo de ello es conducir bajo condiciones de mal tiempo, cuando una carretera está en reparación o en un área que no está bien iluminada de noche.

La iniciativa deberá ser analizada en una próxima sesión ordinaria de la Sala. Esta propuesta contempla la creación de una red de equipamientos, procesos, sistemas y aplicaciones susceptibles de producir un registro visual o audiovisual de las faltas respectivas.

Listo para ser analizado por la Sala, quedó el proyecto que crea un sistema de tratamiento automatizado de infracciones del tránsito y modifica las leyes Nos 18.287 y 18.290, el que cursa su segundo trámite.

Esto ocurre luego que miembros de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones aprobaran las ideas matrices de la propuesta. La iniciativa tiene por objeto crear un Sistema Nacional de Tratamiento de aquellas infracciones que sean susceptibles de ser captadas mediante mecanismos automatizados de registro visual o audiovisual.

Siguiendo las recomendaciones de diversos organismos internacionales este mecanismo permitirá reducir considerablemente las cifras de accidentes y víctimas de que dan cuenta las estadísticas nacionales sobre la materia.

En cumplimiento de dicha finalidad, el proyecto contempla el establecimiento de una nueva institucionalidad, creando al efecto un servicio público descentralizado de carácter fiscalizador y un procedimiento administrativo sancionador especial, ambos orientados principalmente a sancionar el exceso de velocidad.

Este servicio público se denominará Centro Automatizado de Tratamiento de Infracciones y con el fin de ajustar las sanciones al nivel de la gravedad que implica la inobservancia de los límites de velocidad, la iniciativa aumenta el castigo previsto, promoviendo la uniformidad en su aplicación, con independencia de la modalidad de detección de la infracción.

En ese mismo sentido, y frente al especial reproche que merece la conducta, se mantiene la sanción de suspensión de la licencia de conductor para el caso de exceder la velocidad por sobre los 50 kilómetros por hora del límite máximo permitido.

Fuente: Senado de la República de Chile