«Estamos considerando esas medidas, pero en la línea de ajustarlas, no en la de que se mantengan o desaparezcan. Entre el blanco y negro hay muchas tonalidades de gris», subrayó Ocaña al ser preguntado por qué pasará con los 400 euros y con el cheque bebé.

Ocaña, en declaraciones a Onda Cero, aseguró que la filosofía con la que se está revisando el sistema fiscal es la de intentar repartir mucho los esfuerzos para conjugar un déficit público que este año rondará el 9,5% del PIB.

«Es mejor hacer pequeños cambios y muy repartidos, de forma que los esfuerzos sean relativamente pequeños, que tomar decisiones drásticas y dramáticas», opinó el secretario de Estado, que recordó que para que el elevado déficit público sea en 2012 «un recuerdo y nada más» sólo hay dos remedios: contener los gastos o recaudar más.

Apuntó que la idea del Gobierno es hacer «un poco de todo» y repartir los esfuerzos de la forma más amplia posible, aunque no quiso entrar en más detalles y remitió a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de 2010 para conocer los posibles cambios que se operarán en el sistema impositivo.

Lo que sí dijo claramente es que el Ejecutivo no se está planteando ahora una subida del IVA, habida cuenta de que el consumo es muy bajo, si bien no descartó analizar una medida así «a más largo plazo», pues el IVA en España es más bajo que en otros países europeos.

En cuanto a pedir un mayor esfuerzo fiscal a las rentas muy elevadas, como las que perciben algunos futbolistas, Ocaña señaló que es algo «que se puede considerar» y calificó de «legítimo» el plantearlo. En todo caso, precisó que una medida de esta naturaleza tendría una importancia «limitada y moderada» porque muy pocos ciudadanos perciben rentas de ese calibre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.