La lista de empresas incluye al gigante de fabricación de ordenadores Hewlett-Packard, la cadena de grandes almacenes Sears, la compañía de servicios y material fotográfico Eastman Kodak o la cadena de cafeterías Starbucks, entre otras.

Casi la mitad de las grandes compañías del país que han recortado este tipo de incentivos a sus empleados planean recuperarlos en los próximos 12 meses, y sólo el 5% ya han comunicado que no lo harán, según otro informe de Watson Wyatt publicado por el diario USA Today.

Varias empresas de diferentes sectores ya han adelantado que muy probablemente los nuevos planes de jubilación, que en este país se conocen como 401 (k), sufrirán modificaciones en algunas de sus condiciones.

El estudio revela que con estos recortes las empresas lograrán ahorrar al año una media de 25 millones de dólares. Pero la contrapartida es que los ejecutivos tienen muy en cuenta este tipo de planes. «Las que no los ofrezcan tendrán serios problemas para atraer talentos», advierten.

Los planes 401 (k) son un tipo de cuenta financiera que ofrece importantes ventajas impositivas que las empresas pueden poner a disposición de sus trabajadores como alternativa a los planes tradicionales de pensiones.

Se calcula que en torno a 37 millones de estadounidenses tienen en la actualidad un plan de estas características para poder complementar su jubilación de la Seguridad Social a partir del momento en que dejan de trabajar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.