Existe una creencia generalizada de que sólo se puede devolver un producto porque está en mal estado, pero el consumidor dispone de un amplio plazo para ejercer su derecho de devolución sin que tenga que alegar ningún motivo o causa.

La norma general es que se puedan devolver todos los productos comprados en un comercio, ya sea físico o por internet, pero hay algunos casos con los que no se puede hacer. Así pues, todos aquellos productos perecederos o que se deterioren con un solo uso, como los CDs de grabación o los periódicos o revistas, no pueden ser devueltos.

Una de las novedades que presenta la nueva ley, que entró en vigor el pasado 13 de Junio, son las consecuencias jurídicas que se derivan del incumplimiento de las obligaciones por parte del empresario. Así, si el empresario no cumple con la obligación de informar de los derechos que dispone el consumidor para devolver el producto en el plazo correspondiente de 14 días, como sanción, el plazo se amplía considerablemente, hasta un plazo total de un año.

Otra de las medidas de protección al consumidor que se adoptan en la nueva ley es la de facilitar un formulario de desistimiento estandarizado con el objetivo de facilitar los trámites de la devolución del producto en caso de no quedárselo.

Entra en esta guía legal y descubre las novedades de la nueva ley del consumidor.