El Pleno del Consejo General del Poder Judicial informó ayer favorablemente, por unanimidad, la propuesta de nombramiento de Eduardo Torres-Dulce Lifante como Fiscal General del Estado, acordada por el Consejo de Ministros el pasado 30 de diciembre.

En una sesión extraordinaria convocada a este efecto, el Consejo ha analizado la dilatada trayectoria profesional del candidato propuesto por el Gobierno y ha concluido que, además de reunir los requisitos legales exigidos para el puesto, por su condición de jurista español de reconocido prestigio con más de quince años de ejercicio efectivo de su profesión, Torres-Dulce acredita méritos sobrados para el desempeño del cargo.

Entre ellos, el Pleno ha señalado su dilatada experiencia en el ejercicio de la carrera fiscal o la solidez jurídica que ha demostrado en sus publicaciones e intervenciones. Dichos elementos conforman un perfil que conduce al CGPJ a la clara afirmación de su idoneidad para acceder a la responsabilidad para la que ha sido propuesto.

Con la aprobación de este informe, el CGPJ cumple con el trámite de audiencia establecido en el artículo 124.4 de la Constitución, que determina que el Fiscal General del Estado será nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno, oído el Consejo General del Poder Judicial; y emite su pronunciamiento conforme al artículo 127.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Como se recordará el pasado Consejo de Ministros celebrado el 30 de diciembre propuso a Eduardo Torres-Dulce para este cargo y solicitó la audiencia del Consejo General del Poder Judicial para que emitiera su preceptivo informe sobre esta designación.

Las asociaciones de fiscales reaccionaron a esta propuesta elogiando a Torres-Dulce y solicitándole que consolide la “autonomía” del Ministerio Público de cara a los procedimientos penales que tendrá que afrontar la acusación pública en los próximos meses.

Cumplido el trámite de la audiencia al órgano del órgano de los jueces, cuya opinión es preceptiva, pero no vinculante, Eduardo Torres-Dulce deberá pasar el examen del Congreso de los Diputados antes de ser nombrado formalmente por Su Majestad el Rey.

Torres-Dulce, de 61 años, tras licenciarse en Derecho, ingresó por oposición en la Escuela Judicial en 1975 y optó por la carrera fiscal, ejerciendo en Sevilla, Guadalajara y Madrid.

Es evidente que varios de sus retos pasan por modernizar la carrera fiscal, profundizar en su profesionalización y dignificar su funcionamiento consolidando su autonomía serán algunos de los retos a los que se enfrenta el sucesor de Cond-.Pumpido, como así lo han manifestado tanto la Asociación de Fiscales como Unión Progresista de Fiscales, las dos asociaciones más representantivas del colectivo fiscal en nuestro país.

Ambas entidades elogiarion su nombramiento por tratarse de un profesional con una contrastada carrera profesional y consideran necesario reforzar la autonomía de este Ministero Público ante procesos penales que están por llegar como el del Duque de Palma, Iñaki Urdangarín o el del propio ex ministro de Fomento, José Blanco

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.