En el conjunto de la UE, el fraude del IVA costó a las haciendas nacionales 106.700 millones de euros, el 12% del total.

De acuerdo con las estimaciones de Bruselas, las autoridades españolas deberían haber recaudado en 2006 un total de 63.013 millones en concepto de IVA. Pero finalmente ingresaron 61.595 millones. La diferencia del 2%, según precisó el Ejecutivo comunitario, se explica no sólo por el fraude sino también por la evasión legal y las deudas de IVA que no se saldan por insolvencia de empresas.

Los expertos de la Comisión admiten que la metodología del estudio detecta un fraude del IVA demasiado bajo en España. Según otros cálculos, la cifra real estaría más cerca del 7% de fraude en Francia o del 10% en Alemania. No obstante, en ningún caso se llegaría al 17% que se registra en Reino Unido, según las fuentes consultadas.

El informe destaca que el fraude del IVA en España (y en otros países como Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Países Bajos, Suecia y Eslovenia) ha ido cayendo progresivamente entre 2000 y 2006, especialmente durante la segunda mitad del periodo analizado. Ello se explica por las medidas antifraude adoptadas, aseguran las fuentes.

El estudio resalta que “no existe ninguna evidencia estadística” que demuestre que el nivel de fraude es mayor en los países donde el IVA es más alto. Grecia (30%), Eslovaquia (28%), Hungría (23%) e Italia, Letonia y Lituania (22%) son los países con más fraude, mientras que Luxemburgo (1%), España e Irlanda (2%) y Suecia y Países Bajos tienen los niveles más bajos.

“Este estudio sobre el IVA confirma las estimaciones de fraude que se realizaron en el pasado y subraya la necesidad absoluta de que la Unión y los Estados miembros prosigan sus esfuerzos en la lucha contra este fraude”, dijo el comisario responsable de Fiscalidad, László Kovács, en un comunicado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.