Con el fin de evitar posibles delitos de corrupción política, la formación monitorizará de manera exhaustiva los gastos e ingresos del lider del partido, implantando programas de formación específica para sus empleados y sistemas de control financiero

corrupción política diario jurídico

El PSOE ha tomado la firme decisión de poner en marcha un protocolo de prevención contra la prevención de la corrupción dentro de su propio partido. Este proyecto, se denominará compliance program, ya que seguirá el modelo de los protocolos preventivos implementados en las grandes empresas.

En diciembre de 2016, el PP, llevó a cabo esta labor, para en febrero de 2017, incluir en su congreso nacional, mecanismos de control interno contra la corrupción política, ya que la ley de partidos políticos, obliga a las formaciones políticas a “adoptar en sus norma internas un sistema de prevención de conductas contrarias al ordenamiento jurídico y de supervisión según se dispone en el artículo 31 bis del Código Penal, donde se establece que las personas jurídicas serán penalmente responsables de los delitos cometidos por sus representantes si se incumplen los deberes de “supervisión, vigilancia y control”.

Esta iniciativa se ha llevado a cabo desde la Secretaría de Organización de la formación, que prevé el nombramiento de un compliance officer, figura sobre la que recaerán los poderes autónomos de control para garantizar el cumplimiento de todas las normativas en beneficio de la prevención de delitos de corrupción dentro del partido. Por el momento, los nombres que se barajan para el cargo todavía no han sido comunicados oficialmente.

La activación de este mecanismo tiene un doble objetivo: por una parte, eximir al Partido Socialista de cualquier tipo de responsabilidad penal por infracciones cometidas por sus miembros, de acuerdo con la reforma del Código Penal en 2015, y por otra, prevenir la comisión de delitos de corrupción en todos los niveles de la organización.

Con esta medida, la formación monitorizará de manera exhaustiva los gastos e ingresos de Ferraz, mediante el implante de programas de control financiero para el uso de sus empleados. De esta manera, por ejemplo, con el nuevo protocolo, la contratación de un servicio requerirá al menos tres presupuestos o doble firma, a partir de una cuantía de pago, así como se establecerán criterios más estrictos para la selección de personal.

Si bien la ley obliga a los partidos a “adoptar en sus normas internas un sistema de prevención de conductas contrarias al ordenamiento jurídico y de supervisión” – como recordó la Fiscalía en el auto de imputación por responsabilidad penal del Partido Popular el pasado año por diversos presuntos delitos de corrupción, entre los que se encuentra la trama Gúrtel por la que Rajoy tuvo que prestar declaración el pasado mes de julio, los socialistas son los pioneros en la instauración de un mecanismo interno dedicado íntegramente al control de su financiación, lo que servirá para prevenir futuros delitos de corrupción política