Con el desempleo en sus máximos históricos y la caída de la confianza en la moneda única, la zona euro vio el pasado viernes cómo se profundizaba la crisis que la mantiene a la deriva desde hace meses, justo cuando Estados Unidos, uno de sus principales competidores comerciales en la economía global, anunciaba que la tasa de desocupación había alcanzado, en diciembre, su punto más bajo en los últimos tres años. Al cierre de la primera semana del año, en la que los principales mercados europeos volvieron a zozobrar con fuertes caídas, la oficina de estadísticas Eurostat reveló ayer que más de 16,3 millones de la población activa de los 17 países de la eurozona estaban sin trabajo en noviembre pasado, 587.000 más que el mismo mes del año anterior.

El desempleo de la zona euro se mantuvo en noviembre en su nivel de 10,3%, con lo que superó el umbral del 10% por séptimo mes consecutivo. Entre los miembros, España sigue a la cabeza, con 22,9%, seguida de Grecia y Lituania. Las tasas más bajas correspondieron a Austria, Luxemburgo y Holanda, según Eurostat.

El lunes pasado, cifras oficiales en Alemania revelaron que ese país cayó en 2011 a su menor nivel de desocupación desde 1991, en torno del 7,1% en promedio. Los indicadores revelados el viernes por la institución de estadísticas de la Unión Europea (UE) encendieron las alarmas de una recesión en ciernes y sumaron nuevas evidencias de la brecha creciente entre los países pujantes del centro y los de la periferia, varios de ellos al borde de la quiebra.

Estados Unidos reacciona

Del otro lado del Atlántico, la economía norteamericana, la más grande del planeta, terminó por confirmar un negro contraste para sus aliados europeos. Fue luego de que Departamento del Trabajo anunció que el desempleo había descendido al 8,5%, dos décimas menos respecto de la última medición. Es la tasa más baja desde febrero de 2009 cuando el mundo se encontraba sumergido en la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

Las empresas norteamericanas añadieron a sus nóminas 200.000 puestos laborales el mes pasado y la tasa de desempleo descendió al 8,5%, la cuarta baja mensual consecutiva, informó el Departamento del Trabajo. El aumento del empleo corona un período de seis meses continuos durante el cual la economía generó 100.000 puestos o más por mes, tendencia que no se repetía desde abril de 2006.

Durante diciembre, el promedio semanal de solicitudes del subsidio por desempleo estuvo por debajo de 400.000 trámites, la primera vez que ocurre desde junio de 2008. Los economistas consideran que menos de 400.000 solicitudes semanales son evidencia de un mercado que empieza a reducir el desempleo, que todavía afecta a casi 14 millones.

Los informes oficiales de ayer, luego de semanas en las que se conocieron otros datos positivos, prevén un giro en la economía norteamericana que llevaría alivio a la campaña de reelección de Barack Obama.

Sin embargo, la cautela se apoderó esta vez del gobierno, a diferencia de 2010 y 2011, cuando se había demostrado demasiado optimista, a tal punto de llamar el “verano de la recuperación” a ese período de 2010.

“La economía está moviéndose en la dirección correcta. Estamos creando empleos sobre bases consistentes. Pero obviamente sabemos que hay mucho trabajo por hacer”, dijo ayer Obama, para el que la economía aún es un tema caliente de campaña.

Mitt Romney, el republicano que se perfila como su eventual rival en los comicios de noviembre próximo, atacó ayer directamente al mandatario: “Este presidente no entiende cómo funciona la economía. Es un asesino de empleo”, dijo ayer el ex gobernador de Massachusetts en un acto de campaña.

Sin embargo, expertos y analistas de la primera economía del mundo auguran que Estados Unidos se encuentra en camino de la recuperación, un serio escollo para los aspirantes republicanos que tenían bajo fuego la política económica del jefe de la Casa Blanca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.