Las partes diseñarán campañas publicitarias y formaran profesionales

mediación en conflictos

La consellera de Justícia, Ester Capella, y el presidente del Consell de l’Advocacia Catalana, Julio J. Naveira, han firmado este martes un convenio de colaboración en el que ambas partes se comprometen a promover conjuntamente la mediación en la resolución de conflictos, con el objetivo de evitar la apertura de nuevos procesos judiciales. Según datos de la Unión Europea, menos de un 1% de los conflictos
civiles y mercantiles se resuelven por la vía de la mediación.

El Convenio compromete el Departament de Justícia y los Colegios de Abogados de Catalunya a formar abogados y profesionales del mundo del derecho en materia de mediación. El texto también prevé campañas publicitarias y planes piloto para divulgar y promover este método entre la población catalana.

El Departament de Justícia y el Consell de l’Advocacia constituirán una comisión para hacer el seguimiento y evaluar las acciones que se deriven del Convenio, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2019.
La mediación es una opción para solucionar conflictos como separaciones, divorcios, casos de atención y cuidado de los ancianos, adopciones, conflictos relativos a alquileres o entre empresas. El mediador escucha el conflicto y busca que las partes enfrentadas lleguen a un acuerdo dialogado. Es un método más rápido, más económico y tiene un coste emocional y material menor que ir al juzgado.

El primer paso en 2002

El Consell de l’Advocacia Catalana y el Departament de Justícia ya firmaron, en 2002, un convenio a partir del cual se crearon los servicios de orientación a la mediación (SOM), que informan a los ciudadanos de cómo acceder a la mediación, en qué casos es posible y qué ventajas supone.

Impulso a la mediación en los conflictos familiares

El Gobierno de la Generalitat aprobó el pasado octubre la memoria del Anteproyecto de ley para fomentar la mediación en conflictos familiares, especialmente con menores implicados. El texto establece que las partes enfrentadas deberán ir obligatoriamente a una sesión informativa para conocer las ventajas y las consecuencias de la mediación. El objetivo es fomentar este sistema como medida alternativa a los litigios y, de este modo, evitar la confrontación.