Parte de nuestro trabajo, lo dedicamos, aquellos que estamos en el mundo de la docencia a reflexionar y escribir, entre otras cuestiones . Esta práctica muy habitual de facultades como esta de Derecho de ICADE, resultaría impensable en cualquier despacho de abogados, siempre lleno de actividad y con muchos frentes abiertos.” Esta es una de las afirmaciones que vierte para DIARIOJURIDICO, Iñigo A. Navarro, nuevo decano de esta facultad para los próximos tres años. Esta conversación tiene lugar en su despacho, días después de haberse presentado el libro del VII Congreso Unijes, evento que anualmente celebran ICADE, Deusto y Esade, alternándose la sede, también.  A esta celebración singular acudieron además del actual ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardon y el decano del ICAM, Antonio Hernández-Gil, abogados de la talla de Luis de Carlos, socio de Uría Menéndez, Gonzajo Jiménez de Ashurst; Gonzalo Ulloa y Manuel Martin, presidente y socio director de Gómez & Acebo-Pombo entre otras personalidades

Con una sonrisa confiesa esta periodista que no es excesivamente complicado gestionar una facultad como ésta, “las dificultades las encuentras en empresas que están en quiebra, pero no en este tipo de instituciones que funcionan como un reloj y su prestigio está fuera de toda duda para todos los expertos”.  Alguien le comentó en alguna ocasión que un decano debía apagar fuegos, templar gaitas y escribir algún discurso, “creo que mi reto es estar a altura de mis predecesores y procurar que dentro de veinte años los que son hoy estudiantes ejerzan el liderazgo de la sociedad de una forma responsable y solidaria”. En un momento como el actual reconoce que la marca España no pasa por sus mejores momentos y que es compleo animar a un alumno de Boston a que estudie en nuestro país, Navarro aconseja a los despachos a que no dejen de invertir en formación pese al mal momento actual:”Ha llegado el momento de optimizar todas las inversiones y ser lo más eficiente posible,”advierte

En este primer año de ejercicio como decano, Iñigo A. Navarro pretende empujar aún más relación con el mundo profesional y reforzar la internacionalización de la propia Universidad. “Queremos que nuestro Master de Acceso a la Abogacía sea excelente”, señala , «amén de otras actividades de formación contínua que ya están en marcha.» Del lado internacional, otra de las prioridades, «creemos que es el momento de estrechar los lazos con universidades prestigiosas tanto de América Latina como de los propios EEUU; algunos de nuestros alumnos ya se benefician de ello tienen el grado en derecho español y el lelem estadounidense.»

Nuestro entrevistado es desde finales del año pasado Decano de la Facultad de Derecho de ICADE  y profesor propio ordinario de Derecho Civil.Especialista en European Contract Law and Consumer Protection, Derecho de obligaciones y contratos, Derecho de daños y Derecho ambiental. Última publicación: Derecho de obligaciones y contratos, Ed. Aranzadi Thomson Reuters, 2011.

Como profesional que cree en la globalidad y en un mundo sin fronteras ha realizado diversas sstancias en centros extranjeros: Faculty of Law of Radboud, Universiteit Nijmegen, Kozminski University (Varsovia), Cardiff Law School, Management Center of Innsbruck, Visiting Researcher en Harvard Law School, Université Libre de Bruxelles, Univesiteit Ghent.

De cara al futuro,  considera que una entidad como ICADE debe mantener una situación de liderazgo de servicio en el mundo profesional. “Que sigamos siendo conocidos como alguien que aporta valor añadido en el plano formativo.  En este contexto es bastante posible que crezca la reputación institucional de la entidad a nivel internacional.” indica  Reconoce que esta nueva pelea es muy motivadora y espera ver frutos de forma clara. Y recuerda que mantienen excelentes relaciones con diferentes entidades académicas en estos países, donde se trabaja en red de forma notable. “Eso si cada institución ocupa un lugar; asi la Universidad Iberomericana de Mejico o la UCAD de El Salvador por poner en un ejemplo, no tienen mucho que ver entre ellas”.

Sr Navarro, ¿De qué forma pueden afectar a la Universidad en general, y a su institución, en particular, las reformas anunciadas por el Ministro Gallardón?

La reforma que más nos está afectando tiene que ver con los cambios que introduce la nueva Ley de Acceso a la Abogacia. Esto ha hecho que hayamos que adaptar parte de nuestros programas de estudio.

Respecto al resto, no puedo ocultarle que son y serán objeto de estudio en nuestros master y programas avanzados. Así ya lo estamos haciendo con cuestiones tan controvertidas como las tasas judiciales; la prisión permanente revisable,  o la nueva elección de los vocales del CGPJ, entre otras medidas expuestas por el actual Ministro de Justicia en sus primeras apariciones.

¿Ha costado mucho adaptar esta Facultad de Derecho de ICADE a la nueva normativa que regula el acceso a la profesión de abogado y procurador?

Con carácter general creo que no.  Creo que esta en la esencia de nuestra universidad y desde sus orígenes hace ya más de cincuenta años, hemos procurado ofrecer un plan de estudios muy profesionalizado.  Siempre nos ha preocupado que la parte teórica tuviera una utilidad práctica real. Al final buscas que la utilitas impregne todos nuestros planes de estudio.

Que ahora se pida un Master como colofón a la carrera universitaria del nuevo abogado, concuerda muy bien con el concepto de licenciatura nuestro.   Adaptarnos al nuevo entorno profesionalizante que implica esta nueva Ley de Acceso creo que como le he comentado antes, no nos ha costado demasiado.

Otra es la estructura que tienes que poner en marcha, en eso estamos precisamente. Acabamos de presentar nuestro Master de Acceso a la Abogacia y está siendo revisado por la ANECA. En este cometido hemos tenido la suerte de contar con el asesoramiento de muchos de los abogados destacados de nuestro país, pertenecientes a grandes despachos. El próximo año empezaremos a impartirlo, de tal forma que empezará a rodar.

Desde fuera se advierte que con esta nueva formación, la distancia que existía entre Escuelas de Práctica Jurídica y Universidades va a reducirse mucho…

Estoy convencido de ello.  Considero que desde hace muchos años se habla de una dicotomía entre teoría y práctica. Incluso se pensaba que la Universidad estaba tan centrada en la teoría que era poco sencillo buscar una aplicación práctica a esos conocimientos.

Desde mi punto de vista hacer esta distinción tan radical es un error. Recuerdo que cuando hacía mi tesis doctoral, uno de mis maestros me recordaba, no exento de razón, que una tesis doctoral debería, al menos, servir para ganar un pleito. Si no lo consigues, es evidente que tu tesis no tenía el contenido jurídico adecuado.

Confio que ahora se pueda volver a engarzar teoría y práctica porque no puede ser de otro modo. Es impensable separar dos caras de la misma moneda.

Es evidente que tan importante para un abogado es además de su formación inicial, que se recicle y crezca como profesional…

Es el llamado continual legal studies, o formación continuada, donde Facultades, como ésta tiene un papel clave para estos profesionales.

La formación continua en los despachos de abogados es un proceso que no tiene final. Cualquier abogado de prestigio le dedica, a lo largo de su carrera profesional, las horas necesarias para seguir siendo el mejor.

Profesiones como ésta, no implica que cierres el libro al final del último año de carrera y puedas vivir de las rentas.  Todo lo contrario se trata de prepararte a lo largo de tu trayectoria profesional.

Hasta hace unos años hablar de formación contínua suponía hacerlo del compromiso ético entre el abogado y su cliente. Este momento actual hay que diseñar muy bien esta propuesta formativa y que los propio juristas cuenten con el apoyo tanto de Universidades como de Colegios de Abogados en este sentido.

La Universidad claramente está para dar servicio a los despachos de abogados e impulsar programas formativos a medida de estos letrados.  Además, no siempre las firmas legales cuentan con medios para desarrollar esta actividad y les es más fácil tener un partner universitario para este tipo de actividades.

Si hablamos de formación en ICADE hay que hacerlo del Centro de Innovación del Derecho de esta Facultad…

Es una institución que está adscrito a esta Facultad de Derecho de Icade.  De él dependen todos los posgrados universitarios oficiales. Además del Master de Acceso a la Abogacía, hay otro en inglés del que recibimos profesionales de todo el mundo. Y otros relacionados con el Derecho a la Empresa o tributación, por solo citarle algunos.

Junto a esta actividad, hay otra más de contacto con el mundo profesional.  En este sentido realizamos dictámenes con un carácter universitario, a veces se nos requiere en determinadas situaciones, desde este punto de vista.  También organizamos cursos in company; organizamos jornadas y seminarios que pretende ser el punto de encuentro entre el mundo académico y el profesional.

Ya se habló en el último Congreso Unijes, de retos ante  una sociedad global, sin embargo en muchos casos el abogado se especializa en ciertos temas..

Es posible que exista una curiosa mezcla. En primer lugar, es evidente que es imposible saber de todo y conocer toda la normativa que se genera a diario tanto  nivel estatal como de las propias comunidades autónomas.

En este contexto, la especialización está siendo una salida para muchos de los abogados en activo en estos momentos.  De todas formas, especializarte sin tener una visión formativa general previa puede generar abogados que se pierdan realmente. Siempre te dicen, y es así, que debes conocer a fondo los llamados núcleos duros del Derecho aunque luego te especialices en otras materias más específicas

¿Cuál es el valor añadido que diferencia a esta Facultad de Derecho de ICADE, de otras tanto públicas como privadas? 

Cuando queremos hablar del valor añadido de esta Facultad hay que recordar el por qué de su origen, hace ya medio siglo. Siempre pensamos que en los planes de estudio universitario debían coexistir una serie de valores que entendemos son imprescindibles.

Uno de ellos, es la utilitas, del que ya hemos hablando hace un momento y que pretende hacer buenos profesionales. A la vez, pensamos que ese profesional debe tener una formación integral como persona.

Un antiguo alumno de ICADE se caracteriza, entre otras cosas, por tener una gran capacidad de esfuerzo. Este esfuerzo es fruto de una reflexión personal de tal forma que tiene claro cuál va a ser su plan de carrera, que va a aportar al despacho en el que trabaja.

Junto con la utilitas, por ello , estaría la humanitas y una vocación clara por la justicia. Nuestros alumnos son críticos siempre desde un punto de vista constructivo y están dispuestos a seguir aprendiendo

En esta actividad formativa, los Moot o simulares que esta Universidad ha puesto en marcha han servido, entiendo que para bastante…

Son prácticas habituales de instituciones norteamericanas donde se simulan juicios u otros procedimientos.  Hasta hace unos años en España no existía esta actividad de una forma organizada y estructurada.

En nuestro caso, ya finales de los ochenta se hacia algún simulacro de caso en alguna de nuestras asignaturas de forma concreta. Ahora son auténticas competiciones docentes, incluso entre Universidades.

Son bastante buenos su aplicación por las competencias, habilidades y destreza que genera su impartición cuando el alumno va compitiendo de forma progresiva.

La sociedad evoluciona, el arbitraje empieza a desarrollarse pero aún la Universidad parece lejano y reacio a incorporarlo en sus planes de
estudio…

Es cierto, parece que cuesta abrirse a lo nuevo, aún así alguna asignatura de ADR hemos puesto en marcha en los últimos años

Como bien sabe, luchar contra la judicialización es otro de los retos que ha apuntado el Ministro Ruiz-Gallardon en varias de sus intervenciones.

En este sentido parece evidente el gran futuro que espera a los aún incipientes métodos extrajudiciales en nuestro país. Muchos del os mejores árbitros de nuestro país son antiguos alumnos de ICADE y su trayectoria profesional no deja dudas de su brillantez.

En la Universidad debe ser el lugar de debate y reflexión  de los llamados ADR en los próximos años. Además también estamos impulsando de alguna forma el mismo arbitraje desde diferentes jornadas y seminarios.

De forma paralela, desde el propio Centro de Innovación del Derecho podemos tener presencia en algunos arbitrajes donde se valore la formación y neutralidad de nuestros profesionales.

Por  último, ¿Un tema tan sensible como la formación debe centrarse únicamente al capítulo presencial, o se admiten otras variables desde el e-learning?

No se puede generalizar en este sentido ún único modelo formativo. Cada Universidad apuesta por aquel que le parece más correcto.

Dicho esto, parece evidente reivindicar el contacto con el profesor de forma periódica, pues de esta manera tienes oportunidad de solventar aquellas dudas que tengas en tu actividad formativa.   Lo que habrá que hacer, sobre todo, es optimizar ese momento de presencialidad.  Veo complicado poder sustituir a la figura del formador que transmite ilusión y conocimientos en muchas ocasiones, cuestiones que ni una aplicación online, ni un libro por sí solo es capaz de transmitir.

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.