El  presidente de Pequeña y mediana empresa en Cataluña (PIMEC), Josep González, fue el ponente del ICAB Empenta, el ciclo de conferencias que organiza el Colegio de Abogados de Barcelona con la voluntad de acercar el sector económico y empresarial a la abogacía, celebrado el pasado 29 de septiembre, en la sede colegial. El acto fue presidido por el decano de los abogados de Barcelona, ??Pedro L. Yúfera.

 

El presidente de PIMEC expuso la grave situación económica que atraviesan las pequeñas y medianas empresas en Cataluña y los autónomos. A su juicio, las causas que han conducido a esta situación son la falta de financiación, la caída de las ventas y el aumento de la morosidad.

 

González arremetió en su discurso contra los bancos, por no conceder créditos a las empresas lo que conduce a las pymes a “estar en situación de riesgo de muerte continúa” y denunció que las condiciones para dar crédito son muy rígidas para las empresas.

También instó a la Administración para que modifique la normativa para estimular la recapitalización de empresas; para que simplifique las gestiones de burocracia y administrativas tanto para crear nuevas empresas como en otras gestiones que las empresas deben realizar; para que Hacienda fije el plazo de devolución del IVA en las empresas que exportan mucho, para que dispongan de una justicia más rápida para poder agilizar los procedimientos concursales, y promueva cambios en la legislación laboral que contribuyan a mejorar la situación de las pymes, apostando especialmente por un único.

En cuanto a la Ley de Morosidad afirmó que “es una ley buena y muy importante, pero que dada la crisis actual será difícil de cumplir” y añadió: “las grandes empresas están haciendo muchas cosas para no cumplirla”.

 

González también afirmó que las pymes han reducido costes a raíz de la crisis y destacó que las exportaciones de las pymes no habían decaído, y que hay que apostar mucho más por esta vía de expansión.

El presidente de PIMEC también expuso otras líneas que considera que deben hacer las empresas para poder remontar la actual situación. En este sentido, dijo que los empresarios deben cambiar el “chip” porque el principal problema no es el descenso de las ventas -como se piensa- sino la falta de financiación. Por ello considera que las pymes deben tener una financiación mixta entre bancos y empresas públicas (ICO, ICF) y no basada sólo en los bancos, como se ha venido haciendo hasta el momento. González también animó a buscar sinergias entre empresas que se pudieran complementar, ya que “las asociaciones y las fusiones pueden hacer más fuertes a las empresas” y al mismo tiempo pueden ayudar a mejorar la competitividad. Finalmente abogó en trabajar duro para generar y recuperar la confianza.