Sin contar la deducción actual (15% de las aportaciones hipotecarias anuales, con un máximo de 9.015 euros), el esfuerzo realizado por las familias para comprar su hogar sube al 36,9%.

Este año será el último para poder beneficiarse de dicho beneficio fiscal, ya que a partir de 2011 esa deducción se limitará a las rentas inferiores a 24.107,20 euros, medida que no afectará a quienes hayan adquirido la vivienda antes de esa fecha.

De momento y contando las deducciones, las familias que compraron una vivienda entre julio y septiembre necesitarán los ingresos brutos de 6,9 años para pagar su piso o casa frente a los 7,7 años que se necesitaban en 2007, momento en el que los precios de la vivienda alcanzaron su máximo.

Teniendo en cuenta que al cierre del tercer trimestre el precio del metro cuadrado era de 1.903 euros (según datos del Ministerio de Vivienda), quienes compraron casa en ese periodo pagaron 178.406,2 euros por una vivienda tipo de 93,75 metros cuadrados, base sobre la que el Banco de España elabora su estadística.

Tres meses antes dicho importe superaba los 180.000 euros, abaratamiento que se debe a una caída de precios que en el último año ha sido del 8 por ciento.

Según los datos históricos del organismo supervisor, el porcentaje de la renta bruta anual que las familias dedican a comprar su vivienda ha subido desde el mínimo del 20,1% alcanzado en septiembre de 1999 hasta el máximo de 42,5% al que ascendió en el tercer trimestre de 2008.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.