La Fiscalía quiere introducir la figura del mediador en el ámbito de los delitos de tráfico en ciertos casos de accidentes con víctimas graves o incluso mortales. Esta propuesta consiste en una solución extrajudicial que busca que tanto el infractor como el perjudicado por el siniestro o sus familiares puedan hablar y llegar a un acuerdo con la ayuda de un tercero imparcial. La medida, apuntada recientemente desde la Fiscalía General del Estado, fue defendida ayer en Vigo por el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. “Hay que seleccionar aquellos procedimientos de imprudencias de tráfico en los que sea viable esta opción; trataremos de iniciar los antes posible su aplicación”, avanzó.
Vargas se trasladó a Vigo para participar en unas jornadas sobre seguridad vial y mediación penal celebradas en la Universidad.

Entre los ponentes estaba también el fiscal jefe de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, firme defensor de la también denominada justicia reparadora. La resolución extrajudicial de conflictos en Galicia solo se lleva a cabo en la jurisdicción de menores: durante el pasado año en la provincia se resolvieron con mediación el 14% de los casos y este 2011 se pretende alcanzar el 20%. “En los delitos contra la seguridad vial cometidos por menores es la fórmula idónea”, afirmó el fiscal jefe ante un abarrotado auditorio, añadiendo que en concreto fueron 18 los expedientes de tráfico de menores que se derivaron a esta vía, que tiene como fin “la conciliación, reparación y reeducación”.

La gran asignatura pendiente en la comunidad gallega es trasladar la mediación a los delitos cometidos por adultos que se dirimen en los juzgados penales. Y es que en Galicia, al contrario que en otras autonomías españolas, no ha habido ninguna experiencia en este ámbito. Aladro se mostró esperanzado y confía en que con una labor “de concienciación” esta fórmula pueda llegar a ser realidad en los tribunales gallegos “en un futuro no muy lejano”. La iniciativa que se quiere trasladar aquí ya se desarrolla en Andalucía, País Vasco, Madrid o Cataluña. En esta última comunidad hay un total de 52 juzgados que apuestan por la mediación como solución para delitos de diverso tipo como pueden ser daños, amenazas o lesiones.

El fiscal jefe pontevedrés aportó una batería de datos para reflejar que el sistema judicial actual está “colapsado” y necesita de nuevas soluciones como la propuesta ayer. Así, en el ámbito de la seguridad vial, los delitos cometidos por conductores copan los procesos judiciales en España. Un claro ejemplo es que el 43% de los juicios rápidos son por infracciones de tráfico. O que en la provincia hubo el pasado año 25.000 diligencias por lesiones imprudentes. “Cualquiera se puede dar cuenta de que el sistema no reeduca”, añadió Aladro al referirse también a que a lo largo del pasado año en todo el país se registraron nueve millones de delitos de todo tipo, “unos procedimientos que se arrastran de un año para otro, produciendo un efecto de congestión, creando ansiedad en víctima e imputado y suponiendo un importante coste económico para el Estado”. En la provincia, el pasado año se superaron los 100.000 procedimientos.

Ante esta situación, la Fiscalía pontevedresa apuesta por la mediación como una solución más para introducir en el sistema judicial gallego. ¿Sus ventajas? Reducción de costes, agilización de la Justicia , reinserción del infractor y, en el caso de la víctima del delito, escuchar de boca del acusado su reconocimiento de que le ha causado un “daño injusto”. En las jornadas también participaron, entre otros, el catedrático Javier de Vicente Remesal –coorganizador de la jornada–, el jefe superior de Policía de Galicia, Luis García Mañá, o la presidenta de Stop Accidentes Jeanne Picard, quien sobre la mediación opinó que “habrá que ver” cómo se plantea: “Si sirve para ayudar a las víctimas, bienvenida sea”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.