El riesgo de impagos en España se sitúo de 2004 a 2007 en el nivel más bajo posible (A1) y, a partir de 2008, Coface inició diversas rebajas de la calificación hasta situarla en el nivel actual de A3.

Implica que «el comportamiento del pago podría verse afectado por una modificación del entorno económico y político del país. Aun así, el riesgo de que una empresa española deje de pagar todavía se mantiene en una franja «medio-baja».

En relación con Europa del Este o de América Latina, la calificación de España es alta y, si se compara con la de países de su entorno, las empresas españolas son menos fiables.

La aseguradora francesa apunta que el incremento de los impagos empresariales se desaceleró en la última parte del año anterior. Una tendencia que se mantendrá durante 2010, aunque la insolvencia empresarial seguirá estando en un nivel alto.

Entre los puntos débiles de la economía española, Coface destaca la «hipertrofia» del sector de la construcción, cuyo declive se mantendrá, «como mínimo hasta 2011». Por otra parte, critica el mercado laboral español por el alto número de contratos temporales y la baja formación profesional. Además, advierte que numerosas empresas españolas dependen de multinacionales extranjeras.

En el otro lado de la balanza la economía española destaca por mantener un potente sector turístico, que ha resistido mejor a la crisis que otras áreas económicas como la industria. España sigue siendo, por detrás de Estados Unidos, la segunda potencia en turismo. El ascendente español sobre América Latina también es valorado por Coface, que destaca la presencia de grandes grupos empresariales en el escenario internacional. Se refiere a empresas como Santander, Telefónica, BBVA o Ferrovial.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.