Captura de pantalla 2013-09-19 a las 17.58.19El polémico Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, que elimina la colegiación obligatoria para algunos abogados y reduce el número de Colegios a ámbito provincial, iniciará su tramitación parlamentaria en las próximas semanas, después de ser aprobado por el Gobierno, el pasado 2 de agosto. 

La oposición a la normativa ejercida desde instituciones como el Consejo General de la Abogacia Española (CGAE) o la Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid (UICM) ha sido férrea y no parece que vaya a atenuarse. Mientras que el CGAE aseguró, hace algunas semanas, que había comenzado a trabajar en las alegaciones que presentará al anteproyecto de ley, la UICM ha anunciado hoy que también presentará sus alegaciones en el trámite de audiencia pública y que continuará trabajando “para que la voz de los colegios sea escuchada durante todo el periodo de tramitación legislativa”.

El Ejecutivo asegura que la ley es necesaria y que adapta la regulación española sobre la materia a las directrices europeas. Sin embargo, la UICM -una entidad integrada por 38 colegios profesionales que representan a más de 300.000 profesionales- ha mostrado hoy su disconformidad con el Anteproyecto mediante la publicación de un comunicado en el que lamenta que el el Ministerio de Economía y Competitividad haya dado luz verde al texto “sin la suficiente interlocución con estos colectivos”.

La Unión también asegura que la adecuación a la normativa europea no implica suprimir o limitar la colegiación y destaca que otros países, como Portugal e Italia ya han adaptado su legislación sin eliminar la colegiación obligatoria, “refrendando así que la legislación europea no impone su eliminación”.

Según la UICM, El texto del Anteproyecto trae consigo “la desaparición del control independiente, especializado y sin coste para el usuario de una gran parte de los profesionales, lo que supone una merma en las garantías del servicio que perciban situando a los ciudadanos en un escenario de indefensión”.

La entidad madrileña recuerda que la colegiación de los profesionales garantiza ante los ciudadanos la idoneidad del profesional al que acuden y en el que depositan su confianza, ya que, asegura, “de otra manera los daños pueden ser irreparables, no solo en el ejercicio de las profesiones que afectan de forma directa a la salud, a la integridad física, a la seguridad personal o jurídica, a la protección social y a la educación de la ciudadanía, sino también en otras profesiones en las que, la falta de vigilancia de los colegios, pudiera tener efectos contrarios a los derechos de los ciudadanos”.

Asimismo, insiste en que los colegios profesionales desempeñan un papel “fundamental” en la supervisión de la calidad de los servicios, el control ético y la sanción de las conductas reprochables de los profesionales colegiados, permitiendo a los ciudadanos acudir a ellos para denunciar la mala práctica, evitando que el consumidor tenga que recurrir a la vía judicial con el coste que para él supondría, y evitando, a su vez, que aumente la congestión de nuestro sistema judicial. Y añade: “la actividad de los colegios profesionales se regula por códigos éticos en beneficio de los ciudadanos. La colegiación de los profesionales es necesaria y, por el bien de la sociedad, no puede sustituirse por un simple registro administrativo voluntario”.

1 Comentario

  1. No parece que a países con los servicios profesionales liberalizados les vaya precisamente mal, pero si sabemos lo mal que funcionan en un país repartido entre mafias colegiales y colectivos arraigados desde antes de la época de Franco que “dicen” representan los intereses de sus colegiados (especialmente los de sus amigotes)….
    Menos entes colegiales con funcionarios a dedo y amiguismos, y más competencias para los competentes….

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.