Ningún delegado entrevistado en la encuesta realizada por HELAS CONSULTORES ha visto incrementada su retribución o su categoría profesional tras asumir las funciones de DPD.

HELAS CONSULTORES, firma líder en España en protección de datos y compliance penal, ha realizado una encuesta entre delegados de protección de datos (DPD) internos, de prácticamente todos los sectores de actividad, para conocer de primera mano cuál es la situación de estos profesionales en nuestro país.

De la encuesta anónima se desprenden dos datos preocupantes. Por un lado, más del 30% de DPD no son convocados a las reuniones de dirección en las que se toman decisiones que pueden afectar a la protección de datos de la empresa. “Sencillamente porque nadie le ha invitado. Este es uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos”, asegura María Pardo de Vera, responsable de Consultoría de Helas Consultores. No hay que olvidar que el artículo 25 del RGPD incluye la protección de datos desde el diseño, y en ese diseño preliminar debe participar el DPD. Y eso ocurre porque más del 30% de los casos, considera que el personal de la Compañía ni siquiera conoce de sus existencia ni funciones”.

El segundo dato es que más de la mitad de DPD no está satisfecho ni profesional ni personalmente por haberse convertido en Delegado de Protección de Datos de su empresa. ¿Por qué? “Podría ser porque ninguno de ellos ha visto modificada su categoría profesional o su retribución al asumir el puesto. A más trabajo y responsabilidad, se encuentran con igual sueldo y categoría”, explica Pardo.

Recordemos que según la propia AEPD, dos de cada tres reclamaciones de interesados se resuelven de forma satisfactoria por el DPD sin llegar a la apertura de un procedimiento en la AEPD. Es por ello que, más allá de estos datos, el DPD se convierte en un pilar fundamental en la cultura de protección de datos dentro de las organizaciones

Según datos de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en España existen 21.000 DPD externos. Solo un 30% de las compañías cuentan con un delegado interno. Y en ocasiones, esta figura interna lo es por aspectos puramente formales, porque cuenta con un asesoramiento externo especializado.