Evento de primera fila el que Unidad Editorial organizó hace unos días para analizar la figura del abogado de empresa; asesor jurídico para otros y su problemática. Más de medio centenar de profesionales legales inscritos a esta apretada jornada de trabajo  en el que estuvieron como ponentes Manuel Garcia Cobaleda; Director General de Servicios Jurídicos de Gas Natural Fenosa; Jaime Aguilar, Director Asesoría Jurídica y Letrado Asesor del Consejo de Admon de Bosas y Mercados; Ana Martin Boado, responsable de asesoría jurídica de General Electric Healthcare, Javier Puyol, director de Asesoría Jurídica de BBVA, Fernando Escura, Director de Servicios Jurídicos y Secretario del Consejo de Magneti Marelli y José Maria Alonso, abogado, socio de Baker and McKenzie y presidente de la Comisión de Abogados de Empresa del ICAM. Todos ellos abordaron desde diversas perspectivas el perfil del abogado interno y su relación con los despachos externos.   Fotos Rafael Martin

Saber a ciencia cierta cuántos abogados in house en España es tarea difícil. De hecho hasta la fecha las escasas intentonas de crear una asociación que agrupara a estos profesionales han fracasado todas. Poder charlar con ellos, y de ello DIARIOJURIDICO sabe mucho porque lo ha intentando en varias ocasiones, no resulta sencillo. En principio están disponibles al profesional de la comunicación pero luego, por uno u otro motivo esa entrevista no cuaja. En este contexto la sentencia de noviembre del TJUE, tema brillantemente explicado por José Maria Alonso en su intervención de la tarde, deja a este colectivo en una situación incómoda. “Habrá que ver como puede evolucionar su repercusión en toda Europa, pero la verdad es que el contenido de la misma subraya  que el abogado interno no tiene derecho al secreto de las comunicaciones por la relacion laboral que tiene en la empresa, comentó a los asistentes el actual presidente d e la Comisión de Abogados Internos del ICAM.”

Sin embargo, pendiente de cuál va a ser la proyección de dicha sentencia  en el futuro, es evidente y asi lo dejó claro Jesús Lopez Arenas, Consejero del CGAE, en el acto de inauguración de esta jornada que en un país como el nuestro “los abogados internos tienen los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro letrado”. En su intervención dejó claro que la formación contínua, al igual que las tecnologías son claves para la trayectoria profesional de cualquier jurista y avanzó que en el próximo Estatuto de la Abogacia, de próxima actualización habrá un apartado especial que se centrará en este colectivo profesional.

Vertebrador de la sociedad

La jornada de la mañana, moderada por Elia Esteban, jefe jurídico del Grupo Voz y hoy Directora del Gabinete del ICAM, analizó desde diversas intervenciones la proyección del abogado de empresa; su relación con el abogado externo; qué criterios sigue para elegir esos despachos, la organización del area en la empresa, con el caso práctico de Gas Natural Fenosa así como la internacionalización de la propia asesoría. “Creo que ha llegado el momento que las empresas se den cuenta del peso específico del asesor jurídico, señaló Irene Lanzaco, directora de la Asesoría Juridica de Unidad Editorial . “Honestamente considero que hacemos una labor no siempre reconocida en la empresa y ayudamos en muchas ocasiones a su propia vertebración”.

Es evidente que una empresa como Gas Natural, sobre todo desde su fusión con Unión Fenosa ha cambiado de forma notable. Ahora el perfil de la firma es de una compañía con más de 17.000 empleados en 26 países con una cifra de negocio que supera los 21.000 millones de euros. Sobre el área legal, Manuel García Cobaleda (en la foto),  su responsable aclaró que tiene un equipo formado por 75 profesionales en Latam y otros 65 en España “No todos son abogados, algo mas de la mitad configuran el perfil de paralegal, profesionales cualificados administrativos que ayudan en determinadas funcioneles legales”,precisó. Desde su punto de vista, la presencia y tamaño de la asesoría legal interna siempre depende de la propia sensibilidad del CEO de la empresa:”una empres como la nuestra, implicada en sectores regulados tiene un fuerte componente legal; en casos como Inditex también conocemos que la parte legal depende directamente del presidente”.

En este tipo de estructuras Cobaleda insiste en que es fundamental coordinar bien a estos equipos de trabajo. “Realmente funcionamos como una red de escuchas donde es clave en esta actividad que se reporten bien las incidencias más notables para evitar cualquier tipo de sorpresa”, comentó. La fusión con Fenosa convirtió a esta empresa en una multinacional con nuevos negocios y fuerte presencia en Latinoamérica y la aparición del Director Jurídico en cada negocio siempre reportando al propio Director General de cada actividad. Al final cada estructura jurídica se adapta cada división procurando evitar que el abogado tenga dos responsables, su asesor legal y el directo de la división de negocio.

Sobre las últimas tendencias en las que se encuentra implicado el abogado interno, el Director General de Servicios Jurídicos de Gas Natural Fenosa recordó que parece evidente que la complejidad de una empresa haga que se incremente su parte de asesoría legal. “En unos sectores como los nuestros donde pueden existir para ciertos despachos conflictos de intereses y la confidencialidad es muy importante, está claro que la figura de los abogados internos se impulsa, sobremanera”. En este contexto reconoció que un grupo empresarial como el suyo tenía un gasto de un 1 por mil de la facturación al año; de ese total aproximado de 20 millones, 8 correspondian a los abogados internos y el resto a la parte externa, donde cerca de la mitad de esos doce millones eran para arbitrajes de muy alto nivel institucional

Cuando internacionalizar

Relacionado con la implantación de la asesoría jurídica y su puesta en marcha, la intervención de Iñigo Cisneros, (en la foto de Ana García Sicilia/ Iberian Lawyer, primero por la izda),  hasta febrero de este año responsable de la Asesoría Jurídica de Gamesa, se centró en explicar a los asistentes qué elementos hay que tener en cuenta cuando la empresa se internacionaliza y, por ende, la asesoría jurídica interna. “Hay que darse cuenta que la expansión de una firma es algo muy a tener en consideración, el negocio propicia que vayas incorporando filiales e incrementando el negocio. En este contexto habrá que ver como desarrollar la asesoría legal; su coste y posibles subcontrataciones en determinados países”.A este respecto mencionó que no es lo mismo buscar un abogado en EEUU donde tiene mucho valor mientras que en China su percepción social es escasa

En otras ocasiones, la estrategia se lleva desde la central al ser complicado encontrar abogados en esos países que sirven de soporte legal a la propia entidad. “En algunas ocasiones se puede tener consideración gestionar desde la central la mayor parte de los asuntos legales con el apoyo de un despacho de abogados externo de reconocido prestigo”. Y apuntó en este sentido que no es sencillo reclutar abogados en países como China e India, entre otros.

En el caso de Gamesa, ejemplo de empresa que sirvió para explicar el proceso de internacionalización de la asesoría legal interna, al final se ha decantado por crear una estructura interna en cada país, así surge la figura del General Councel presenta en lugares como China, India, EEUU y Brasil. “Es quizás la mejor solución; de hecho nadie como los abogados internos conocen mejor la empresa; su coste económico es más razonable así como tienes claro que su disponibilidad sea cual sea el asunto es plena”. Cualquier estructura legal que se defina es fundamental por estos motivos “es un elemento que mejora las relaciones con los diferentes departamentos de la firma y contiene costes entre otros elementos”. Respecto a los reportes,  suelen reportar al CEO de la empresa aunque otra vía a tener en cuenta puede ser la propia dirección financiera de la entidad.

El perfil del abogado interno que se busca no es sencilo de encontrar, a juicio de iñigo Cisneros. Junto con su formación técnica de primer nivel es fundamental que sea buen comunicador y sepa gestionar equipos de trabajo. “Es fundamental que el abogado tenga claro que función tiene que desempeñar y a quién reportar. En muchas ocasiones será necesario que tenga formación complementaria en temas de gestión. Hablamos de una política en la empresa muy transparente donde el profesional tenga claro que compensaciones y de qué tipo va a tener por su trabajo”,añade. Si se opta por la fórmula de abogados expatriados hay que buscar abogados con fuerte personalidad similar a su destino y que puedan en tres años desempeñar una labor en ese lugar.”De cualquier manera, la comunicación resulta fundamental, tanto de forma presencial con visitas periódicas como con el uso de tecnologías, tipo skype”

Relación con los despachos: cómo y cuando externalizar

Las empresas reducen sus costes y el dedicado a la asesoría legal, salvo excepciones, no es estratégico. Las ponencias de Javier Puyol, director de la asesoría jurídica de BBVA y de Ana Martin Boado, responsable del área legal de General Electric Healthcare España, en este Encuentro de Asesores Jurídicos Internos, organizado por Unidad Editorial y en el que DIARIOJURIDICO ha sido medio colaborador, se centraron en analizar la externalización, cómo cúando se produce y bajo que circunstancias.

Estas exposiciones fueron bastante seguidas al tener ambos ponentes la experiencia atesorada de abogados externos en despachos y ahora como responsables directos de sendas asesorías jurídicas

Javier Puyol (foto de Rafael de Martin)  fue desgranando aquellos elementos que una asesoría jurídica de una empresa va buscando en ese despacho de abogados que busca como partner y asesor. “Es evidente que la crisis ha reducido la externalizacion; se trabaja de forma imprescindible con aquellos expertos que son necesarios y cuyo grado de confianza sea alto para la propia empresa.” Desde su punto de vista es fundamental en esa selección factores como la accesibilidad, capacidad de respuesta y buena comunicación con la empresa. “Se valoran mucho estos elementos ytambien se espera que el bufete no tome ninguna decisión sin contar con el cliente, en definitiva la relación debe ser muy flexible”insistió

Las empresas, al final, parece que lo que buscan es un partner legal, que incluso si es necesario pueda dar su opinión en decisiones estratégicas de la compañía. “Es el concepto de abogado de cabecera que suele estar presentes en temas muy importantes” advirtió el director de la asesoría jurídica de BBVA. Y aclaró que respecto a la proyección internacional de cualquier empresa, también se busca esos mismos ratios de calidad y profesionalidad.” Se buscan especialistas abogados que conozcan muy bien el tema en cuestión y que puedan ofrecer cierto valor añadido en sus consultas o resoluciones. No hay que olvidar que si el abogado es creativo podrá resolver mejor ciertas situaciones complejas que surjan”.

En este contexto, cada vez más se demanda que el despacho externo tenga una visión global del asunto, y no sólo jurídica. “En estos momentos se valora mucho esa visión empresarial del bufete sobre el problema en cuestión”. Para Pujol es fundamental que la confianza entre despacho y cliente se cimente de forma natural:”Para que la relación funcione la empresa tiene que ver que sus letrados externos están bien preparados, estudian los casos y acuden a las reuniones con ideas. Y lo que es más importante que pueden solventar cualquier tipo de tema por muy complejo que sea. Al final, se trata de generar confianza donde las opiniones de los letrados se espera que están bien fundamentadas jurídicamente”

Otras cuestiones que también deciden a la empresa a la hora de elegir uno u otro despacho externo tiene que ver con la calidad de los servicios. Para Javier Puyol no hay nada mas frustrante que ver como una firma legal integral, realmente solo es buena en tres o cuatro áreas del derecho. “Tarde o temprano te das cuenta si esos abogados dominan el tema que les has planteado”, subraya. Desde su punto de vista no hay nada peor que ver que ese despacho no tiene medios para afrontar ese tema o no tiene una buena organización, lo que hace que sobrecargue a ciertos equipos de trabajo en unos temas. “La empresa espera que un experto lleve su tema y que si en algún momento tiene que hablar con los socios del bufete no existan problemas para hacerlo.”

Presupuestos cerrados

En un momento como el actual, es complejo que los despachos externos puedan mantener su estrategia de facturación por horas. “Creo que los tiempos han cambiado y la empresa busca hitos y resultados y sobre todo optimizar sus recursos”, señaló en su alocución Ana Martin Boado,  (foto de JM Cadenas ) responsable legal de General Electric Healthcare en España.  “Ahora la empresa prefiere saber lo que le va a costar ese asunto; un presupuesto cerrado bastante detallado”. Bajo su punto de vista no es de recibo que el despacho quiera incluir en su minuta cualquier asunto relacionado con la búsqueda de legislación para preparar un tema “, se presupone que si contratas a un despacho externo conoce la ley y no debes pagar por ello”.

Para Martin Boado, la asesoría jurídica de empresa debe centrarse en aquello que aporta valor a su entidad y contar con el apoyo de la tecnología para su labor para poder manejar documentos de forma más sencilla. Suele ser un departamento poco valorado en el seno de la empresa que necesita “venderse casi a diario”, lo que hace.  A su juicio, la relacion con los despachos es fundamental que exista comunicación y química, “si esa relación se mantiene el tiempo eso significa que cumplen tus expectativas y que hay una fidelización por ambas partes”, señaló.  En su caso, que es la única jurista de la empresa resulta imprescindible contar con buenos métodos de control del trabajo de los abogados externos.

Respecto a qué actividades debe externalizar la empresa, la ponente explicó a los asistentes cómo se trabaja en su empresa en este sentido:”Suelen ser temas complejos, con mucha burocracia, con el derecho societario; realización de due dilliguence,  los temas de protección de datos, fiscales. Además es factible que en determinados litigios necesites de un experto en la materia que se encargue de ese asunto”.  Además algunos de esos asuntos, por su relativa confidencialidad permiten también esa externalización. A este respecto, es fundamental valorar el coste de oportunidad que se genera en el momento que esos asuntos se externalizan, eso general que el departamento legal de la empresa se pueda dedicar a otros temas más específicos, “Es clave tener buenos sistemas de control de su trabajo; en nuestra empresa no permitimos que ni empleados ni abogados hablen entre ellos sin nuestro consentimiento”.

Respecto a los inconvenientes de trabajar con un abogado externo, es fundamental desde su perspectiva de jurista interna no perder nunca el control de los asuntos.  “eso puede llevar a generar en el propio letrado interno una situación de estress permanente compleja. “. Otro asunto importante es el coste de este servicio. Resulta clave saber gestionar esa inversión y desde esa perspectiva la tendencia, como antes se apuntaba en este reportaje, es pedirle al despacho un prespuesto cerrado detallado de ese coste para el asunto. Sobre la relación profesional si es duradera en el tiempo, se opta por la figura de la iguala mensual. “En algunas ocasiones la fórmula mixta de retribución mixta, horas e iguala puede funcionar”, señaló la responsable legal de GE Healthcare, pero no siempre. “En este sentido no es necesario hacer una externalización amplia. Hay que concentrar tu elección en pocos despachos de confianza para aprovechar su experiencia en casos anteriores al similar que ahora deben llevar.”:

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.