juzgadosocialEl año comenzó mal y con el convencimiento de que, en el mejor de los casos, 2013 sería tan malo como 2012, pero en el último trimestre del ejercicio, los despachos han comenzado una pequeña mejoría, ínfima en muchos casos, pero suficiente para que los bufetes muestren cierto grado de optimismo de cara a 2014. Eso sí siempre desde la óptica de la prudencia que en los últimos años ha marcado al sector legal español. DIARIO JURÍDICO ha realizado una encuesta entre los principales despachos y profesionales legales sobre el balance del ejercicio que acaba de concluir y las perspectivas para el año recién iniciado. La respuesta ha sido prácticamente unánime y coincidente: 2013 ha sido un ejercicio similar al vivido en 2012 pero confían en que se producirá una pequeña o moderada mejora de la actividad en 2014.

La prudencia, el control de los costes y los precios y el incremento de la productividad marcaron el pasado ejercicio, un año en el que los despachos experimentaron un volumen de negocio similar a 2012 y en el que las prácticas procesal, laboral y concursal siguieron siendo el plato fuerte de los despachos. La elevada competencia y la presión de los clientes han determinado también en 2013 un recorte de tarifas. ¿De qué cuantía? Ningún despacho habla de cifras concretas aunque todos reconocen que han tenido que “ajustar” precios.

Un año más los bufetes, como miles y miles de empresas españolas, han tenido que hacer frente al impago por parte de algunos de sus clientes y como la gran mayoría de las Pymes han sufrido la falta de financiación por parte de la banca. No hay estadísticas pero se sabe que algunos pequeños despachos han tendido que echar el cierre. Pero la crisis también sacude a los grandes. Dos destacadas firmas, MILA Associates y Maniega & Soler, se declararon en concurso de acreedores.

Algunos de los despachos encuestados reconocen que en 2013 han incrementado la contratación de nuevos abogados respecto al año anterior, aunque tímidamente y siempre primando la contención del gasto. En otras palabras se impone la contratación de abogados junior. Está claro que no ha sido un ejercicio de grandes movimientos entre los despachos. Los grandes fichajes han sido contados como es el caso de Alberto Ureba y Francisco Bauzá, fundadores de Ramón y Cajal que el pasado julio se incorporaron como socios a Baker & Mckenzie o Juan Barona que ha cambiado Allen & Overy por Linklaters.

El salvamento de las preferentes

En 2013 algunos despachos de pequeño o mediano tamaño han encontrado una balsa de salvamento para su negocio gracias a escándalos como el de las preferentes o las cláusulas suelo, que junto a los concursos de acreedores están inundado de trabajo los juzgados de toda España. Las cláusulas abusivas de los bancos han propiciado una especialización en consumo financiero en algunos bufetes y una fuente de crecimiento de empleo también para abogados jóvenes, recién salidos de las universidades.

Y con una fuerte competencia dentro de casa, en 2013, los despachos han hecho un mayor esfuerzo por internacionalizarse y buscar nuevas vías de negocio fuera de las fronteras. Latinoamérica -con Brasil, Perú y Colombia como favoritas- es el principal foco de internacionalización de las firmas legales españolas, aunque algunas también lo están intentando en Asia o en el este de Europa. Sin embargo, la internacionalización es costosa y necesita tiempo de maduración, grandes hándicaps para los pequeños y medianos despachos en estos tiempos en los que abundan los problemas de liquidez y la falta de financiación.

¿El ansiado cambio?

UnknownEn los últimos meses, algo ha comenzado a cambiar. “Se está notando una creciente actividad en el mercado inmobiliario ‘prime’ movido por la inversión extranjera y los mismos fondos empiezan a considerar distintas oportunidades de negocio que se le están presentando en el área de ‘private equity’, afirma uno de los principales bufetes, una opinión compartida por otras firmas de primera línea, que invita a ser moderadamente optimistas de cara a 2014. Sin embargo, cuando los despachos apuntan a un mejor ejercicio, lo hacen con muchos peros. “Si es cierto que comienza a haber un repunte de la actividad mercantil, capital riesgo e incluso de inmobiliario pero es pronto para cantar victoria”, afirman en un despacho especializado en temas empresariales.

¿Qué se espera para el año que acaba de comenzar? Para formar sus perspectivas los bufetes siguen muy de cerca la economía y los mercados financieros. Es cierto que de un tiempo a esta parte, España ha recuperado su credibilidad en los mercados internacionales. Las serias dudas que algunos tuvieron sobre el futuro del euro parecen haberse disipado y, poco a poco, parece volver un clima de confianza a planear sobre la eurozona y España, aunque todavía de forma débil. “Ahora, los inversores, tanto nacionales como extranjeros, nos consideran como un destino atractivo para sus adquisiciones. Es previsible, además, que a lo largo de 2014 el crédito comience a fluir de nuevo en España y la financiación de las Pymes mejore. “Pero todavía nos queda trabajo por hacer para que la recuperación sea sólida: seguridad jurídica, reforma fiscal, reforma de las administraciones públicas, lucha contra el fraude fiscal, velar por el prestigio de las instituciones…”, afirma una de las firmas encuestadas.

“La situación actual es más bien un periodo de transición, donde no se observa una recuperación clara pero tampoco una recesión. Las pequeñas y medianas empresas siguen sufriendo las consecuencias de la crisis económica y mientras no recuperen su actividad y la posición en el mercado, no vamos a poder hablar de una plena recuperación económica en España. Todavía queda mucho por hacer para que la economía española quede totalmente recuperada y que las transacciones en el mercado español puedan recobrar su fuerza”, señalan en otro bufete.

En definitiva, aunque más optimistas o menos pesimistas que en años pasados -según se mire la botella-. Las firmas legales y profesionales del sector jurídico ven mejoría económica pero sin llegar a tirar las campanas al vuelto. Por consiguiente, la prudencia va a seguir siendo la receta a seguir a la hora de gestionar los negocios. Seguirá imponiéndose la contención del gasto y de los precios. Eso sí, los despachos, tras una política de recorte de personal en los últimos años, pueden aumentar su plantilla pero recurriendo, principalmente, a los abogados jóvenes.

“Aunque en 2013 se ven claros signos de mejoría en la situación económica con respecto a 2012, éstos no se verán traducidos en un incremento significativo de la actividad de los despachos hasta el segundo o el tercer trimestre del próximo año”, afirma en un bufete, donde esperan que las previsibles reformas tanto de la normativa fiscal, laboral como penal supondrán una mayor actividad de los correspondientes departamentos de las firmas y que el apetito inversor por España se traduzca en un mayor número de operaciones corporativas y M&A.

Movida judicial

Pero la vida diaria en los despachos en 2013, además de por la crisis económica y la necesidad de sobrevivir en un sector cada vez más competitivo, ha estado marcada por reformas en el sector jurídico de gran calado. Algunas ya se han aprobado, otras están en fase de discusión y otras sólo anunciadas. Cuando a los despachos se les pregunta que marcó el año en sector de la justicia, la respuesta más repetida es la nueva Ley de Tasas judicales. La Ley 10/2012 ha provocado una caída de la litigiosidad en los juzgados de toda España y desatado la ira de abogados, consumidores, jueces y fiscales.

Sin duda, la polémica reforma del ministro Gallardón ha sido una piedra más en el duro camino que tienen que afrontar los despachos en medio de la crisis española más dura en décadas. El ‘tasazo judicial’ ha contribuido a aumentar la presión para recortar costes y bajar precios, es decir la competencia entre abogados, especialmente los despachos ocupados de asuntos civiles y dirigidos a particulares.

Aunque todavía no hay cifras públicas, se afirma que la litigiosidad ha caído un 10%, mientras que el Gobierno no ha cumplido su perspectiva de recaudar 300 millones de euros con las nuevas tasas.

La reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha sido otro de los acontecimiento que más resonancia han tenido en el sector legal. Pese a la promesa electoral del Partido Popular de crear un órgano de poder judicial más independiente, lo cierto es que el Gobierno, con el apoyo mayoritario de prácticamente todos los partidos políticos, ha hecho una reforma que no ha alterado el reparto de poder entre partidos en el CGPJ. “Se ha perdido otra oportunidad de hacer un CGPJ independiente y al margen de los políticos”, apunta uno de los profesionales encuestados, una opinión que se repite, una y otra vez, entre los encuestados.

Las reformas que vienen

La reforma del Código Penal, actualmente en el Congreso, y la reforma de los colegios profesionales han marcado también la vida de sector de justicia en 2013 y, sin duda, el desenlace de estas normas será recibido con gran expectación en 2014.

Entre las novedades de la enésima reforma del código penal está la introducción de la prisión permanente revisable, el endurecimiento de las penas para delitos de corrupción en las empresas y en la Administración pública y dotar de mayores facultades al fiscal para dirigir la instrucción y la investigación del delito.

En 2013, el Gobierno ha abierto también un gran frente de tensión con el colectivo de procuradores. La Ley de Servicios y Colegios Profesionales, impulsada por Economía, ha puesto en pie de guerra a este colectivo, ya que se aprueba la desaparición de la incompatibilidad entre el ejercicio de su profesión y la de la abogacía.

El imprevisto retraso en la convocatoria de las pruebas para acceder a la profesión de abogado. Inicialmente previstas para el mes de octubre y que no se celebrarán hasta mayo de 2014, es otro de los factores que en opinión de algunos despachos han condicionado el pasado ejercicio. “Este retraso ha provocado ciertas dificultades a la hora de hacer las nuevas contrataciones”, apuntan en un bufete.

Por supuesto, que los profesionales de la abogacía no se olvidan a la hora de hacer el balance de 2013 y dibujar su perspectivas para 2014 de los casos de corrupción. Escándalos como el de Bárcenas, los falso ERES, NOOS, UGT han inundado los medios de comunicación el año pasado y todo indica que seguirán siendo portada de los periódicos durante buena parte de este año.

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.