El portavoz de Economía y Hacienda de CiU, Josep Sánchez Llibre, señaló que a finales de este mes las pymes y los autónomos tendrán que pagar el IVA de las facturas del cuarto trimestre de 2008 y las retenciones del IRPF del mismo periodo, a pesar de que “una parte importante” de esta facturación aún la tienen pendiente de cobrar.

“Hasta ahora las entidades financieras facilitaban el crédito necesario para cubrir el desfase, pero en la actualidad no siempre es así y la continuidad de muchas pymes y autónomos depende de la liquidez”, señaló Sánchez Llibre.

Paralelamente, CiU propone multiplicar por cinco, desde 6.000 a 30.000 euros, el importe máximo de las deudas tributarias que las personas y las empresas pueden aplazar sin tener que presentar garantías y avales, en consonancia con lo considerado para las deudas con la Seguridad Social.

Sánchez Llibre señaló que en los últimos meses el Gobierno ha tomado diversas decisiones de apoyo al sector financiero y se ha comprometido a tomar decisiones con alguno de los grandes sectores industriales, pero está siendo “absolutamente ineficaz e inactivo” respecto a los “problemas del día a día” de las pymes y los autónomos.

“Esta decisión facilitaría liquidez a pymes y autónomos, ya que muchas veces puede ser vital para mantener su actividad económica, en tanto que se normalicen los mercados financieros del crédito”, insistió Sánchez Llibre en un comunicado de prensa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.