La demandante solicita la nulidad del contrato y acusa a la entidad financiera de malas prácticas bancarias por venderle un producto de riesgo que no se adecuaba a su perfil inversor.

Los hechos denunciados tuvieron lugar en 2005, cuando el Banco Santander ofreció a la afectada, H.U. Brendel, el producto financiero relacionado con ‘Optimal Multiestrategics’, el fondo de inversión de alto riesgo de la entidad que resultó afectado por el caso Madoff, y en cuya comercialización el Banco Santander actuaba como intermediario.

La afectada es ama de casa y firmó el contrato con el banco pese a que no habla español. Aunque en 2005 aún no estaba vigente la directiva europea Mifid, que obliga a los bancos a hacer un test de idoneidad a los clientes para ofertarles sólo los productos que se adapten a su perfil, el Banco Santander sí tenía una directiva interna al respecto.

Abogados señalaron que su clienta fue erróneamente calificada como inversora cualificada pese a que «tiene dinero por cuestiones familiares, no porque se dedique a ser ‘broker’ en bolsa». Reyes subrayó que es la primera vez que se pide la nulidad de un contrato firmado vinculado al caso Madoff.

Señalaron que su clienta «se siente engañada» y consideró que la entidad financiera atentó «contra la confianza del cliente al ofertar productos de gran complejidad a gente sin experiencia».

El Banco Santander ofertó en 2009 a los clientes de banca privada afectados por el ‘caso Madoff’ acciones preferentes del grupo con opción a recompra 10 años después, una solución aceptada por más del 80% de los afectados. Sin embargo, Bredel, no se acogió a la oferta debido a su avanzada edad y a que aceptarla supondría renunciar a emprender cualquier acción legal contra el banco.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.