En un año como éste en el que se celebra el bicentenario de la Pepa, La Constitución de las Cortes de Cádiz, una entidad arbitral del prestigio de CIMA no ha querido dejar pasar la ocasión para profundizar en la relación existente entre esa Carta Magna y el arbitraje, que en aquel entonces, según los expertos consultados por DIARIOJURIDICO era un derecho de los ciudadanos. Luego se asistió a un gran parón y no serían las legislaciones específicas, primero la de 1953 y, más tarde, la de 1988, quienes situarían este método extrajudicial en nuestro territorio nacional.

Esta jornada que tendrá lugar el próximo jueves 24 en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, contará con la presencia del Ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón quien abrirá el acto y saludará a los invitados. Con posterioridad será el presidente de CIMA, como anfitrión quien dará la bienvenida y presentará al ponente:Manuel Olivencia Ruiz, todo un experto en el mundo del arbitraje que estamos seguros logrará captar la atención del auditórium con su buen saber hacer.

Manuel Olivencia Ruiz (Ronda, 1929), abogado y Catedrático Emérito  de Derecho Mercantil . Vicepresidente de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira. Fue subsecretario de Educación y Ciencia durante el primer gobierno de la transición democrática y Comisario General de la Expo’92

Licenciado en Derecho en 1951 por la Universidad de Sevilla, en 1953 se doctoró en la Universidad de Bolonia. Ganó la plaza de profesor adjunto de Derecho Mercantil en la facultad de Derecho de la Universidad de Madrid en 1956 y en 1960 obtuvo la cátedra de esta disciplina en la Universidad de Sevilla. Tuvo entre sus alumnos a Felipe González.

Fue decano de la facultad entre 1968 y 1971. En 1971 fue nombrado decano de la primera facultad de Ciencias Económicas y Empresariales creada en Sevilla, cargo en el que permaneció hasta 1975. Abandonó momentáneamente su cátedra para ser subsecretario de Educación y Ciencia durante el primer gobierno de la transición democrática (1975-76).

Entre 1982 y 1991 fue miembro del Consejo de Gobernación del Banco de España y en 1992 fue nombrado comisario general de la Exposición Universal de Sevilla. Miembro de las Reales Academias de las Buenas Letras, de Medicina y de Jurisprudencia y Legislación de Sevilla. Ha recibido las órdenes de Alfonso X el Sabio, de San Raimundo de Peñafort, de Sant Jordi y del Mérito Militar. Fue profesor de Felipe González, de quien dijo que “no era de los empollones, pero tenía algo especial”. Es suegro de Javier Arenas. En 2000 presidió la sección especial de la Comisión General de Codificación que presentó el anteproyecto de Ley Concursal.

En muchas de sus intervenciones en foros relacionados con la abogacía y arbitraje, Olivencia siempre ha realizado valoraciones positivas  del momento que vive el arbitraje en nuestro país.En su opinión, “estamos asistiendo a una época gloriosa del Arbitraje, una figura anteriormente atacada y depositaria de desconfianza”.

Ha elogiado esta fórmula “que permite a las partes, en virtud de su libertad, elegir a los árbitros y participar en el procedimiento, así como diluir sus discordias en un tiempo récord, sin grandes incidencias y de una forma racionalmente barata, ya que facilita un cálculo inicial del coste, algo que difícilmente sucede en los juicios ordinarios”.Olivencia ha mostrado satisfacción ante el hecho de que, si bien anteriormente se había tenido recelo de esta fórmula “se ha superado, ya que los jueces ven en el arbitraje una vía de cooperación y reparto de la carga jurídica”.

En esta oportunidad tratará de analizar en profundidad la relación del arbitraje como método extrajudicial y la citada Constitución de Cádiz de 1812. No nos cabe duda que su lección magistral será apreciada por todos. Otro Ministro, Miguel Arias Cañete, se encargará de cerrar este acto que organizado por CIMA pretende impulsar el uso del arbitraje desde la difusión de sus primeros orígenes.