La Comisión Europea se toma en serio el derecho europeo de Competencia. Desde 1990 ha abierto 870 expedientes sancionadores imponiendo multas totales por valor de 29.838.017.824 €. Es decir, casi 30 mil millones de euros en un período de 29 años, prácticamente a 1000 millones por año. En el período 2015-2019 se han abierto 137 expedientes de cartel y las sanciones se han elevado a 8.276 millones de euros.

derecho europeo de comptencia“La labor de la Comisión Europea es consistente en el tiempo tanto en número de expedientes como en las cifras de las sanciones. La conclusión es que Bruselas ha asumido con seriedad su rol de velar por una verdadera competencia en el mercado, evitando los abusos y los carteles”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho europeo y de Competencia.

Los sectores afectados son prácticamente todos. La mayor sanción recayó sobre el cartel de fabricantes de camiones con multas de 3.807 millones de euros, seguida por los fabricantes de televisiones y ordenadores con una multa de 1409 millones de euros. El cartel del Euribor se llevó una multa de 1.310 millones de euros y del Forex de 1.068. Así lo señala un informe de la Comisión Europea del pasado 12 de julio.

El ranking de sanciones por empresas lo encabezan los fabricantes de camiones. Daimler recibió una multa de 1008 millones de euros, la mayor impuesta por la Comisión Europea. Por su parte, Scania recibió una multa de 880 millones de euros y DAF de 752. Pero en otros sectores también hay multas elevadas. Deutsche Bank fue amonestada por Bruselas con 465 millones de euros por el cartel del Euribor. Y Hoffmann -La Roche fue multada con 462 millones de euros por el llamado cartel de las vitaminas.

“No existe prácticamente ningún sector donde la Comisión Europea no haya entrado; la posibilidad legal de facilitar información y aminorar la responsabilidad no sólo ha destapado muchos casos sino que ha generado un entorno de desconfianza en los carteles muy sano para la competencia real”, señala Navas.

El informe de la Comisión Europea también relata los porcentajes de facturación que suponen las sanciones. Más del 50% son inferiores al 1% de los ingresos, pero hay más del 5% donde la sanción va del 9 al 10% de la facturación.El impacto en la cuenta de resultados de la sanción es elevado. Pero a eso hay que sumar el riesgo reputacional y el coste de las demandas que se derivan de la sanción; la contingencia de violar la competencia puede hacer tambalear a muchas empresas”, apunta el experto.

El socio-director de navascusi.com advierte que la verdadera contingencia reside en la responsabilidad. “Una vez que la Comisión ha sancionado es relativamente fácil exigir responsabilidades porque el expediente normalmente está muy bien razonado; y eso es un goteo judicial permanente”, señala el socio-director de navascusi.com. No es retórica. Desde su despacho han presentado ya varias demandas por daños derivados de violar la competencia. “La actual legislación es robusta; la acción de la Comisión, contundente; y los jueces nos están dando la razón”, concluye el experto en competencia.