Según explicó el presidente del Consejo General de Economistas (Refor), Raimon Casanellas, en su análisis de la reforma de la Ley Concursal de 2003 aprobada por el Consejo de Ministros, aumentará en un 40% los procedimientos concursales abreviados en detrimento de los normales, que cuentan con tres administradores concursales.

«Las funciones que la Ley otorgaba a la administración concursal ahora se tendrán que externalizar», explicó Casanellas, quien alertó de que la reducción de costes que se pretende con esta ampliación de los concursos abreviados «puede afectar a la calidad del concurso».

«El límite de 10 millones de euros nos parece un poco exagerado», matizó Casanellas, quien consideró «inviable que un concurso se aborde sin garantías», y alertó de que si la administración concursal debe sufragar la externalización de los servicios «optará por hacerlo ella misma rebajando la calidad».

Los economistas criticaron la constitución de una «caja común» con porcentajes aportados por todas las administraciones concursales con la que se pagarán los costes de los concursos de las empresas sin activo. «No es justo que las empresas que lleguen con dinero paguen los costes de las que llegan a cero», afirmó Casanellas.

El Refor consideró positivas las modificaciones que permitirán al deudor solicitar la liquidación anticipada, con lo que podrán pagar antes a los acreedores que estén de acuerdo con la deuda reconocida en el informe concursal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.