El cuerpo inerte de Lana Clarkson, derrumbado sobre una silla blanca, las piernas estiradas y un revolver Cobre del calibre 38 tirado a sus pies, con la boca destrozada por un disparo ha sido la imagen del juicio contra Spector durante los últimos seis años.

En 2007 el afamado productor afrontó un primer juicio en el que la decisión del jurado no fue unánime y, por tanto, no hubo sentencia.

Sin embargo, hace más de cinco meses, Phil Spector volvió a entrar en los tribunales de Los Angeles para afrontar un segundo juicio por su implicación en el asesinato de la actriz Lana Clarkson seis años atrás.

Según los medios estadounidenses, Clarkson era una mujer depresiva de 40 años que había gozado de cierta popularidad en los 80 gracias a sus papeles en películas de serie B y que en el momento de conocer a Spector trabajaba como camarera.

Fue precisamente ese carácter depresivo lo que ha sostenido la defensa del que fuera productor de los Beatles y los Ramones para mantener la inocencia de Spector.

Según los argumentos de su abogado, Doron Weinberg, la mujer cogió una de las pistolas que el productor tenía en su mansión de estilo gótico y se disparó en la boca, apoyándose en el hecho de que las pruebas forenses mostraron que el arma estaba en su mano cuando se disparó.
El letrado también rechazó el testimonio del chófer de Spector, quien aseguró que la noche de los hechos el productor salió de la mansión diciendo «creo que he matado a alguien» (‘I think I killed somebody’).

Según Weinberg, el conductor estaba cansado y hambriento, su inglés no es muy bueno y había una ruidosa fuente cerca: «¿Cómo sabemos que lo que dijo no fue ‘llama a alguien’? (‘Call somebody’).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.