Visita sabatina a una de las Salas de Crisis que la Consejería de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid tiene habilitada en esta época estival, propicia a los incendios forestales, para conocer la actuación abierta del dispositivo antiincendios en esta autonomía vertebrada desde el Plan INFOMA. Comparecieron Regina Plañiol, Consejera junto con el Director General de Proteccion Ciudadana, José Antonio Perez Sanchez y el gerente del 112, Gonzalo Quiroga. Los datos señalan que pese a los recortes presupuestarios generales  se mantiene este año el número de efectivos 2360 y vehículos 570 más nueve helicópteros en este ejercicio con un aumento presupuestario leve de 40 a 41 millones en el 2012. La colaboración ciudadana en un 65% permite alertar del fuego que en un 80% se controla de forma normal.

En un año duro para nuestro país en materia de incendios,  con 11.000 incendios y más de 135.oo hectáreas quemadas, a juicio de la Consejera de Presidencia y Justicia, no hay fórmulas mágicas para solventar esta lacra: “Es fundamental trabajar en modo preventivo, este año nuestros retenes han desbrozado terreno con una superficie a las 4.000 hectáreas, tres mil más que el año pasado.” Comenta.  Desde su punto de vista es fundamental el aviso ciudadano, “en poblaciones con escasa población los incendios llegan a ser violentos por esa falta de respuesta inmediata”. Recibido el aviso, y sin comprobar su veracidad para no perder tiempo,el 112 avisa al Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid que, de inmediato, envía hacia la zona del posible incendio los medios más próximos.

Una comunidad como Madrid, aunque los datos definitivos se sabrán a finales de septiembre, ha sufrido ya 233 incendios, el doble que el pasado año. “En meses como enero y febrero con otra climatología también tuvimos algunos incendios. “comentó Plañiol que volvió a apelar a la conciencia ciudadana para ser prudente cada vez que se hace una salida al campo. “ El dispositivo contra incendios forestales de la Comunidad de Madrid permite que los efectivos lleguen a un fuego en menos de 10minutos.”, subrayó  Esto es posible gracias a los 2.400 profesionales, 570 vehículos y9 helicópteros que integran el dispositivo contra incendios forestales de la región (INFOMA), que se encuentra en máxima alerta desde el 15 de junio.

Brigadas helitransportadas y equipos de pronto ataque

Los primeros en llegar suelen ser las brigadas helitransportadas. Hay cuatro en la región, y cada una de ellas cuenta con un grupo de ocho brigadas forestales especialistas, junto a un técnico y a un ingeniero forestal. Nada más conocer la existencia de humo en terrero forestal, estas brigadas se ponen en marcha de manera automática hacia el lugar con un helicóptero.

“La misión principal de las brigadas forestales helitransportadas es atacar a las llamas en los primeros minutos y, si no pueden extinguirlas en su totalidad, sí al menos tomar las medidas para evitar que progresen. El tiempo de respuesta de estos equipos es de menos de 10 minutos, desde que tienen conocimiento del incidente hasta que se posicionan sobre el focodel incendio”, aseguró la consejera.

Además de las brigadas helitransportadas, el operativo cuenta con los puntos de pronto ataque, equipos formados por seis profesionales, bien bomberos o bien brigadas forestales, que montan guardia en lugares estratégicamente elegidos.

“Los primeros medios en llegar al lugar informan de la situación al CECOP que, valorando las informaciones recibidas, decide movilizar todos los medios necesarios para hacer frente al fuego o impedir que éste progrese. Las decisiones que se toman en estos primeros momentos son claves a la hora de extinguir un incendio”, explicó Plañiol.

Por eso es fundamental mantener las comunicaciones entre las unidades intervinientes y el CECOP, que debe saber en cada momento hasta los más mínimos detalles de la situación: localización de las unidades, amenazas concretas del fuego, tipo de vegetación que se quema, zonas de Por eso es fundamental mantener las comunicaciones entre las unidades intervinientes y el CECOP, que debe saber en cada momento hasta los más mínimos detalles de la situación: localización de las unidades, amenazas concretas del fuego, tipo de vegetación que se quema, zonas de especial protección y, en último caso, riesgos y posibles accidentes del personal activado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.