Ya está en marcha el 50 congreso de AIJA, la Asociación Internacional de Jóvenes Abogados que se celebra en Barcelona del 28 de agosto al 1 de septiembre. Las conferencias empezaron el pasado martes, pero no fue hasta el miércoles 29 en que se declaró el encuentro abierto oficialmente. Lo hizo Tanja Jussila, presidenta de la organización en el acto de apertura del Congreso que se celebró en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad condal: el Palau de la música. Alrededor de 450 personas llenaron el edificio modernista en una noche repleta de caras destacadas del mundo jurídico.

El acto comenzó a las siete y media de la tarde con el sonido del órgano del Palau y posteriormente, con una actuación del coro del ICAB, fundado en el año 1998 y formado exclusivamente por letrados del Colegio. A continuación, fue el momento de los discursos: habló la presidenta de la AIJA, Tanja Jussila, que recorrió la historia de la organización en períodos de 10 años. Es decir, que habló del 62, del 72, del 82….y así, a través de fechas concretas y de acontecimientos históricos relevantes pudo hacer un análisis de la evolución que ha vivido AIJA. De hecho, se detuvo también en el año 92 en el que aprovechó para hablar de las Olimpiadas de Barcelona, lo que le sirvió para resaltar esta ciudad.

Presencia destacada de importantes juristas españoles, como la de Eugeni Gay, vicepresidente del Constitucional y exdecano del ICAB, o el también exdecano del Colegio de abogaodos de Barcelona y el que ha sido hasta el momento el único presidente español de AIJA, Antoni Plasencia, que hizo un discurso emotivo recordando sus años en la organización.
Tras ellos, habló el decano del ICAB y del CICAC, Pedro Yúfera, que celebró que Barcelona fuera la ciudad elegida para esta cita, y aseguró que “para los abogados españoles era un orgullo la oportunidad de promover la cooperación y el compañerismo entre los profesionales del derecho”. Y aseguró, hablando de internacionalización, que la capital catalana es una ciudad abierta al mundo.

Y para cerrar los discursos subió al escenario Pablo Pedrajas, National Representative de AIJA en España. Pedrajas agradeció el apoyo institucional y la apuesta de AIJA de celebrar el congreso en una ciudad española, especialmente teniendo en cuenta la situación económica que vive el país. Además, narró una anécdota personal con la que quiso poner de relieve el espíritu de la organización. “Hace pocos años alquilamos una calesa en Barcelona para enseñarle al entonces presidente de la AIJA por qué se debía celebrar el congreso en Barcelona”. Resulta que detrás de la calesa les seguían grupos de ciclistas, miembros de AIJA que gritaban viva el presidente. “Seguramente mucha gente de las ramblas se pensaba que éramos un matrimonio gay. Y lo importante de todo esto es poner de manifiesto que hace 50 años en España esta escena no hubiera sido posible, no se podían celebrar matrimonios en españa y era algo mal visto”.

Así, aseguró, quería introducir el plano jurídico para hablar de lo que se había evolucionado y cuánto quedaba por evolucionar. De hecho, añadió en la misma línea que “todos aceptamos con normalidad que la presidenta de la organización esté embarazada. Pero qué complicado hubiera sido hace 50 años que una mujer embarazada presidiera una organización”. De esta manera se cerraron los discursos y se puso punto y final al acto con un espectáculo de flamenco.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.