Eso es así, siempre que no entre en conflicto con la normativa comunitaria sobre concentración empresarial, tras aprobar por unanimidad las modificaciones de carácter técnico procedentes del Senado.

El texto refrendado supone la transposición de dos directivas de la Unión Europea sobre sociedades mercantiles, y regula por primera vez las operaciones de fusión transfronterizas, no sólo dentro del espacio económico europeo sino también en el ámbito extracomunitario.

Da entrada en el ordenamiento jurídico a actividades como las segregaciones, las cesiones globales de activo y pasivo o incluso el traslado internacional de domicilio social de todas las sociedades de capital.

La iniciativa establece una prevención sobre las fusiones por absorción de entidades participadas indirectamente por parte de sus matrices, a las que el texto confiere garantías similares a aquellos casos en que la participación es directa.

Así, se tendrá que recapitalizar las sociedades intermedias y contar con las valoración de las empresas intermedias, llegando incluso a forzar a la matriz a lanzar una ampliación de capital si se considera pertinente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.