La Cámara de Comercio Americana, cuya junta de Gobierno aprobó hoy un documento elaborado por expertos en fiscalidad internacional defendiendo esta negociación, afirmó que es «el peor» convenio de doble imposición de los que tienen firmados respectivamente EE.UU. y España con terceros países.

La Cámara insta a modificar «urgentemente» los artículos del convenio que afectan el tratamiento a las ganancias de capital, los dividendos, los cánones y los intereses, todos ellos redactados «con un ánimo recaudatorio que muy poco tiene en cuenta el fomento de las inversiones entre ambos países».

El presidente de la Cámara de Comercio Americana, Jaime Malet, declaró que el convenio «castiga a España» como destino inversor de empresas estadounidenses en comparación con otros países europeos que gozan de mejores convenios, y supone un «lastre» para los grupos españoles cuyas filiales compiten con filiales de otros países en los EE.UU.

Con respecto a la inversión estadounidense en España, la Cámara indicó que el convenio actual obliga a que una buena parte de la inversión de los EE.UU. en España se realice de manera indirecta, esto es, a través de sociedades base radicadas en algún otro país europeo, circunstancia que supone una «clara pérdida de capacidad de la atracción inversora».

La Cámara alertó de que no debe perderse de vista el contexto internacional actual, caracterizado por una enorme competencia para la captación de inversión extranjera, incrementada en los últimos tiempos por la escasez de recursos financieros a nivel mundial y la liberalización a la inversión extranjera por parte de economías emergentes, con costes de producción mucho menores que el español, como es el caso de China, India o el Este de Europa.

Esta situación actual, añade, de crisis económica y relocalización de procesos productivos, puede suponer el «cierre y deslocalización» de numerosas industrias fabriles en España, muchas de ellas de origen estadounidense. Para compensar esta inevitable tendencia, la Cámara considera que un «nuevo y mejorado» convenio puede ser un instrumento de promoción «muy adecuado» para hacer que España sea más atractiva para nuevas inversiones estadounidenses que sustituyan a las que terminen deslocalizándose o cierren.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.