En ECIJA tuvo lugar ayer la Jornada sobre ‘Retos legales de la industria farmacéutica en las redes sociales y la Web 2.0’ que ha aglutinado a representantes de más de una veintena de entidades procedentes del sector farmacéutico.

El aprovechamiento de las tecnologías de la información y de la comunicación enfocado a los Medios de Comunicación Social o Social Media, según su denominación anglosajona, se ha convertido en una necesidad actual y tarea esencial en la vida de todas las empresas en general, y de las empresas pertenecientes a la industria farmacéutica en particular.

No cabe duda de que la inserción de estas empresas en los Social Media supone una clara ventaja competitiva para las mismas en la medida en que aumenta exponencialmente el margen de interacción en el mercado con los pacientes y profesionales sanitarios y dota de un grado de visibilidad a las mismas que garantiza su presencia corporativa no solo en el concreto sector al que pertenece, sino en la generalidad del mercado.

Sin embargo, este proceso de integración de la Web 2.0 en el entorno farmacéutico se ha visto ralentizado e incluso, en ocasiones, frenado por distintos factores que resulta necesario tomar en consideración. En efecto, la estricta y compleja regulación de carácter legal y ético ala que se encuentra sometido este sector y el temor al impacto de estos medios y sus riesgos inherentes son algunos de los factores causantes del retraso de este entorno en relación con los Medios Sociales.

A pesar de todo, el número de iniciativas y proyectos 2.0, así como de comunidades virtuales de profesionales del mundo de la salud va en aumento, no sin temor debido principalmente a la ausencia de criterios clarificadores en la materia. Así, y pese a tratarse de un mercado ampliamente regulado, nos encontramos con una absoluta falta de certeza, especialmente respecto de las acciones publicitarias y/o de promoción de fármacos a través de

Internet que pueden ser llevadas a cabo y la manera más correcta de desarrollarlas. En este sentido, ha sido necesario alcanzar una solución de consenso que permita avanzar a las empresas del sector farmacéutico en relación con los Social Media. Tal solución pasa por tomar como premisa básica y fundamental que lo que no sea legal off-line no lo será online.

No obstante lo anterior, no cabe duda de que aplicar una normativa inicialmente pensada y configurada en torno a los más tradicionales sistemas de publicidad de medicamentos off-line no siempre va a resultar fácil, máxime cuando los distintos canales facilitados por los Social Media permiten la interacción de un receptor que, en base a la normativa vigente, se presume pasivo.

Efectivamente, más allá de las concretas acciones de marketing on-line de fármacos que puedan ser emprendidas por las empresas y/o laboratorios farmacéuticos y los criterios normativos a que, en teoría, deben ajustarse, nos encontramos con toda una serie de situaciones que resulta necesario abordar desde el punto de vista jurídico, y que se resumen, entre otras, en las siguientes:

Creación de entornos de comunidad virtuales propios.

Participación en Medios Sociales ajenos.

Políticas de uso de los Social Media por los empleados.

Integración de contenidos propios.

Integración de contenidos ajenos.

Licencias Creative Commons.

Protección de datos de carácter personal.

Adecuación web de los diferentes entornos 2.0 propios.

Monitorización (o Brand Watch) de actividad y contenidos.

A la vista de todo lo anterior, no cabe duda de que los Social Media constituyen el futuro de las empresas pertenecientes al entorno farmacéutico que ven en este nuevo ámbito un canal natural en el que actuar. Es por este motivo que se hace no ya necesario, sino urgente el establecimiento de pautas y criterios claros de actuación por parte de la industria farmacéutica en los Medios Sociales. Entre tanto, y pese a los obstáculos observados, las empresas farmacéuticas deberán seguir apostando por su paulatina, pero creciente inserción en la Web 2.0, no ya sólo como estrategia de marketing, sino como herramienta de cambio.

Desde ECIJA venimos aplicando una estrategia multidisciplinar, para superar retos a los que se enfrentan las organizaciones en estas situaciones y ofrecer una respuesta eficaz a nuestros clientes, aunando y alineando los aspectos legales y organizativos con soluciones flexibles y escalables

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.