Los bajos tipos han permitido a las compañías limitar los efectos de la crisis sobre el resultado de las empresas no financieras, que cayó el 29,7% hasta septiembre.

El director general del Servicio de Estudios del organismo, José Luis Malo de Molina, manifestó que «para crecer, la economía debe hacerlo sobre tasas de endeudamiento más bajas» y afirmó que «las empresas tienen pendientes el saneamiento de sus balances», según explicó en la presentación de los datos de la Central de Balances.

Malo de Molina, además, explicó que los bajos tipos de interés han proporcionado un escudo a las empresas, dado que ha permitido reducir los gastos financieros. También valoró la progresiva internacionalización del sistema, lo que ha otorgado mayor capacidad de generación de beneficios. «La mayor capacidad para resistir frente a condiciones adversas no viene solo por la permanencia en el euro, sino también por la modernización del tejido empresarial español».

El director general aseguró que «lo peor de la crisis ya ha pasado», aunque sus efectos sigan pesando sobre la actividad empresarial.

El resultado de las empresas no financieras cayó un 29,7% en los nueve primeros meses de 2009, lo que se explica tanto por el descenso de la actividad como por el retroceso de los resultados atípicos.

En los tres primeros trimestres de 2008 el resultado había crecido el 12,7%, mientras que en 2008, el beneficio se redujo un 48,2%. El valor añadido bruto de las empresas se contrajo un 13,1% en el periodo, retroceso que se generalizó a todos los sectores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.