Los despidos improcedentes y las reclamaciones de salarios y horas extra impagados son los casos más habituales que están recibiendo los despachos de abogados y las asesorías laborales de Zaragoza. «Sólo en nuestro bufete recibimos una decena de demandas de este tipo al mes, cuando antes no llegaban a tres o cuatro de forma habitual», explicó el abogado Nacho Sarraseca a la prensa.

La mayoría termina resolviéndose por acuerdo, pero una buena parte acaba ante los tribunales.
Los juzgados de lo social de Zaragoza han recibido ya este año en torno a medio millar de demandas de este tipo, un 40% más de las que tuvieron en el mismo periodo de 2008.

Una de las principales consecuencias de este incremento es el atasco que se está produciendo en los juzgados, con retrasos para las demandas de primera instancia (sobre todo de reclamaciones salariales) de hasta medio año.

Los expertos atribuyen este aumento a las consecuencias de la crisis, que se unen a la picaresca de ciertos empresarios que intentan sacar tajada de la situación.

El colectivo de los trabajadores inmigrantes, que en muchos casos desconocen la legislación española y aragonesa e incluso el idioma, es uno de los que más abusos laborales sufren, según confirman los abogados y la asesoría laboral de UGT. «Hemos tenido un aumento del 40% en los casos relacionados con los abusos y conflictos laborales y sólo el año pasado registramos en torno a 2.000 expedientes de este tipo», explica Jesús Sánchez, el presidente de la asesoría.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.