ane miren entrevista 2Ercilla Abogados es un despacho situado en el centro de Bilbao con más de 20 años de experiencia. Uno de sus puntales es la experiencia de sus profesionales, con largas trayectorias en sus especialidades. Ane Miren Magro Santamaría, letrada del despacho, nos presenta el despacho y nos da su perspectiva sobre temas legales de actualidad con los que se enfrentan día a día.

En Ercilla Abogados os definís como expertos en derecho mercantil, civil y administrativo. Dentro de estas especialidades ¿qué temas tocáis más?

En derecho civil llevamos muchos temas de derecho de familia, deshaucios y temas de obligaciones y contratos; en mercantil llevamos muchos temas de derecho bancario, en auge hoy en día: cláusulas suelo, preferentes, etc.  y en Administrativo nos especializamos en urbanismo, contenciosos y reclamaciones administrativas, aunque quizá es el sector de nuestro negocio que más se ha resentido de la crisis.

¿Y en general, cómo va el negocio del despacho?

Los últimos años han sido complicados, de hecho han desaparecido muchos despachos. Nosotros por suerte estamos en la zona norte y aquí parece que no ha sido tan acusado. Aún así, en temas claves como el urbanismo sí que es cierto que los clientes se reducen mucho. Pero siempre quedan temas. Ahora hay mucho derecho bancario, dónde se han incrementado un 50% las demandas y siempre hay asuntos de derecho de familia: las reclamaciones de cantidad, los deshaucios, etc. Hay temas en que al particular poca opción le queda a parte de intentar reclamar judicialmente, y estos casos siempre van a existir. Ahora bien, en otras materias como el derecho administrativo se ha reducido el número de pleitos pero en este caso ya no tanto por la crisis sino por las tasas judiciales.

Uno de los aspectos que más destacan de su despacho es la fidelidad de sus clientes ¿Por qué os eligen y por qué se quedan?

En parte por el resultado satisfactorio que se obtiene en la mayoría de los casos. Aunque nunca se puede garantizar el resultado al 100%, sólo nos ofrecemos a entrar en un procedimiento judicial si sabemos que es viable obtener un resultado óptimo. Nunca entraríamos en algo que no puede tener un resultado factible. Esto es una garantía bastante amplía de que las cosas saldrán bien. También por la rapidez, la atención personalizada y el trato personal. Porque  al final se busca un profesional con quien se tenga confianza y con el que se pueda tener un trato directo y constante, y eso es lo que ofrecemos: la confianza de saber que tienes un profesional que está cuando lo necesitas.

Una de sus especialidades es el derecho bancario, que está en auge: ¿Es una situación habitual la de las cláusulas abusivas en los contratos hipotecarios?

Es difícil saber cuántos de los millones de contratos de hipoteca que hay en España pueden contener cláusulas abusivas, pero seguro que son muchos. Sólo hace falta abrir el periódico. Durante bastantes años, en parte debido a un descuido por parte del consumidor, se han creado situaciones en que el cliente no era consciente y de las no había sido informado. Ahora, por influencia de la crisis, los consumidores se intentan proteger de abusos. No solamente para reparar los abusos del pasado o los que se pueden estar sufriendo ahora sino también los del futuro. Para concienciar a la banca de que aunque es la que tiene la sartén por el mango porque es la que tiene el dinero, las condiciones no pueden ser todas las que quiere. Tiene que ser algo consensuado entre las partes y no puede ser un abuso.

¿Recomendaría usted que los titulares de hipotecas consulten con algún experto si su contrato contiene alguna cláusula abusiva?

Lo recomendamos absolutamente y también recomendamos que se haga de manera previa a la firma de cualquier documento que nos vincule a través de una escritura, como una hipoteca. Sí que hemos notado no sólo un incremento en la interposición de demandas sino también un incremento de consultas de manera previa a las firmas para evitar problemas futuros.

¿Cuál es la forma de enfrentarse a los problemas que hayan podido causar unas participaciones preferentes?

Existe la posibilidad de reclamar a la empresa que vendió las participaciones o bien a la entidad bancaria a través de la cual las hayamos suscrito. Aunque en teoría el banco sólo tiene un contrato de administración con el cliente y de gestión de valores, lo cierto es que su función va mucho más allá y su gestión debe ser proporcionar toda la información necesaria al cliente.

En muchas ocasiones es el banco quien se ha puesto en contacto con los clientes para ofrecerles este producto y en muchas ocasiones también ha gestionado estos contratos con clientes que no se caracterizan precisamente por tener conocimientos financieros amplios. Más bien han sido personas con un ahorro de toda una vida de trabajo, algunos de edad muy avanzada, cuyas inversiones no tienen nada que ver con el tipo de perfil para el que tendrían que estar pensados estos productos financieros complejos.

También tratan muchos temas de derecho de familia. Uno de los temas que está sobre la mesa es la custodia compartida. ¿Es el futuro?

Probablemente sí. En principio la regla general actual, tal y como la ha establecido el Tribunal Supremo, es que hay que concederla cuando el interés del menor así lo establece. La regla general es la custodia compartida, en contra de lo que se venía practicando, que era la custodia a favor de la madre con un derecho de visitas para el padre. Esto parece que es lo más adecuado para tener una relación normal tanto con el padre como con la madre, teniendo especialmente en cuenta el número de divorcios que hay hoy en día. Claro que depende de los casos y del tipo de custodia compartida. También depende mucho de las distancias del colegio, los domicilios… Tiene que haber una cercanía. La custodia compartida no puede salvar las distancias.

Y volviendo a temas más generales, ¿Cómo ve el futuro del sector?

Yo lo que veo es que en general el número de despachos es inmenso, hay mucha competencia. Hay que ofrecer cada vez un servicio más rápido e intentar diferenciarte. Cada uno tiene que encontrar su forma: nosotros nunca cobramos una consulta aunque sabemos que hay clientes que vienen y no los vuelves a ver jamás pero, igualmente, eso supone una fuente de potenciales clientes.

También damos un buen servicio, que es la clave para tener una clientela fija y mayor volumen de trabajo, que se va incrementando sobre todo con el boca a boca y también haciendo uso de las nuevas tecnologías de las que disponemos, aunque de momento no parece unas herramientas que se usen mucho en nuestro ámbito. Pero queremos estar ahí.

Por ejemplo, llevamos un tema relacionado con las bitcoins y fue ahí cuando descubrimos la existencia de esa moneda. De momento nadie ha solicitado pagar en bitcoins pero aún así desde el principio lo ofrecemos como otra alternativa. Esto demuestra como intentamos ampliar y modernizar nuestros servicios.