Spontex deberá indemnizar a Vileda por fabricar y comercializar fregonas con «cabezales universales», según ha resuelto la Sala Primera del Tribunal Supremo en una sentencia hecha pública este lunes. El juez sostiene que el grupo español ha violado los derechos de propiedad industrial de la empresa alemana por lo que deberá indemnizarla con lo que se determine en la ejecución de la sentencia, además de asumir el pago de las costas judiciales.

Las compañías se enfrentaban por el uso de un modelo de utilidad titularidad de Vileda, consistente en un dispositivo que permite la unión entre el palo de la fregona y el mocho por el sistema de «click-clak» o acomplamiento por presión. A pesar de tener los derechos de este dispositivo desde 1988, Spontex empezó a comercializar en 2006 un mocho con «cabeza universal» que permite acoplarlo tanto a sus palos de fregona como a los de la competencia, por lo que Vileda denunció al grupo español.

Vileza, titular del modelo de utilidad (“dispositivo de acoplamiento de un mango a útil de limpieza”), y su filial española, fabricante y distribuidora en el mercado español, formularon demanda contra Spontex por violación del derecho de propiedad industrial y por competencia desleal, argumentando en apoyo de sus pretensiones que la demandada venía fabricando, ofreciendo y comercializando mochos de fregona con “cabezales universales” que permiten su acoplamiento a los palos de ambas marcas.

La demanda, rechazada en primera instancia, fue parcialmente estimada en apelación, donde se declaró la violación de los derechos de propiedad intelectual y se condenó a Spontex a cesar en sus conductas, con embargo de los mochos de fregona con “cabezales universales” ya terminados o en proceso de fabricación. Ahora, la Sala Primera confirma el fallo de la Audiencia Provincial y, además, concede a las demandantes una indemnización por los daños y perjuicios sufridos y el derecho a que se publique, a costa de la condenada, el texto íntegro de la parte dispositiva de su sentencia y de la dictada por la Audiencia Provincial, en la edición nacional de los periódicos El País y Expansión.

La sentencia, de la que es ponente el magistrado Salas Carceller, comienza rechazando los recursos de Spontex. En primer lugar, rechaza el recurso extraordinario por infracción procesal dado que «la sentencia recurrida no incurrió en incongruencia por calificar la infracción como directa (artículo 50 de la Ley de Patentes) y no calificarla como indirecta (artículo 51), que era lo pedido en la demanda, toda vez que el tribunal es libre para aplicar a los hechos el derecho que considere más procedente». En cuanto al recurso de casación, en cuya argumentación Spontex hacía referencia a que la infracción directa del modelo de utilidad hubiera exigido una reproducción exacta de todos los elementos del mismo y no solo de la “pieza macho”, la Sala considera que, cuando ambos elementos del modelo tienen sustantividad propia, cada uno merece una protección íntegra, de tal modo que «la reproducción ilícita de uno de ellos permite apreciar la infracción de los derechos de propiedad intelectual de su titular».

En cambio, la Sala sí estima el recurso extraordinario por infracción procesal de Vileda, y estima su pretensión de ser indemnizada, que había sido denegada por la Audiencia Provincial pese a que esta declaró la existencia de perjuicio porque en la demanda no se fijaron las bases para su determinación. La Sala aplica su doctrina que matiza el excesivo rigor del artículo 219 de la Ley de Enjuiciamiento Civil con respecto a la necesidad de concretar las bases o criterios que permitan la cuantificación de la indemnización sin reserva de liquidación y establece que la cantidad se determinará en el proceso de ejecución de la sentencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.