Los datos surgen de una Nota Técnica elaborada por el Instituto de Estudios Financieros (IEF) que entre otras cosas cuestiona la tasa de morosidad como un baremo que sirva en el actual panorama de crisis inmobiliaria y financiera para calibrar el nivel de riesgo asumido por las entidades financieras.

Esto se debe a que, según esta nota publicada en el Observatorio de Divulgación Financiera, entre diciembre de 2007 y junio de 2009, bancos y cajas españoles transformaron un volumen total de 43.494 millones de euros de créditos dudosos en activos inmobiliarios.

Sin embargo, según la nota del IEF, “el riesgo no se ha eliminado, sino que se ha transformado. La concentración de riesgo en el sector inmobiliario conlleva problemas de liquidez, riesgo de rentabilidad y de precio, nada despreciables, que también deberán ser gestionados convenientemente por las entidades”. En esta nota se señala que las más beneficiadas por esta políticas han sido las cajas de ahorro españolas, que han reducido su tasa de morosidad con esta estrategia en 2,59 puntos, ya que sin ella su tasa de morosidad hubiera sido del 7,60% y no del 5,01% como el que se declaró en junio del año pasado.

La banca, menos posicionada en el sector hipotecario, se ha adjudicado menos inmuebles a través de daciones y otras vías y así su tasa de morosidad a junio de 2009 era del 4,02% mientras que sin el canje de créditos por activos inmobiliarios se hubiera situado en el 6,17% a finales del primer semestre de 2009. El informe repasa tres puntos del balance de las entidades financieras en los que más se ha notado la entrada de activos inmobiliarios.

La más afectada es la partida de “Existencias” del balance público consolidado que recoge, además de activos no inmobiliarios, el volumen de terrenos y otras propiedades que se tengan para la venta en la actividad de promoción inmobiliaria, incluidas las gestionadas a través de sociedades inmobiliarias del grupo financiero.

En dicha partida de “Existencias” se ha pasado de un saldo a cierre de 2007 de 5.394 millones de euros registrar 21.559 millones de euros en junio de 2009, un aumento del 300%, sobre el que la nota dictamina que “la variación producida en este año y medio se debe, esencialmente, a entradas provenientes de créditos canjeados”.

La absorción de suelos y promociones también se refleja en la partida “Activos no corrientes en venta”, donde quedan recogidas las adjudicaciones, y cuyo saldo ha pasado de 12.217 millones de euros en 2007 para el conjunto de bancos y cajas a 31.927 millones en junio de 2009, una variación que “se debe, fundamentalmente, a la entrada de inmuebles adjudicados”, según la nota del IEF.

El epígrafe de “Inversiones inmobiliarias”, dentro de activos materiales del balance público de las entidades financieras, recoge la compra de activos inmobiliarios, que cerró en 2007 en un total 2.453 millones que se convirtieron en 10.072 millones en junio del 2009, es decir, se habían multiplicado por cuatro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.